Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Tecnología que depura el agua

La empresa Acai Depuración ha desarrollado Ecodisc, un sistema de depuración de aguas residuales para pequeñas poblaciones, que se caracteriza por la tecnología de discos y por su bajo consumo energético.

Los biodiscos, un ingenioso sistema biológico de depuración de aguas, son como norias para bacterias
Los biodiscos, un ingenioso sistema biológico de depuración de aguas, son como norias para bacterias

Depurar las aguas residuales no es solo una necesidad de los grandes núcleos urbanos y ciudades, sino que también es preciso realizar estos procesos en pequeñas poblaciones y en el medio rural o en empresas agroalimentarias. Son entornos en los que instalar sistemas de depuración tradicionales de aireación prolongada es más difícil por el alto consumo de energía y la necesidad de personal altamente cualificado.

La alternativa a estos sistemas tradicionales es Ecodisc, que ha venido de la mano de la empresa Acai Depuración, con sede en Monzón (Huesca), que está especializada en desarrollar y fabricar depuradoras modulares de aguas residuales para estos entornos.

El tratamiento de las aguas residuales se realiza en unidades compactas prefabricadas en las que se ha incorporado el tratamiento biológico Ecodisc y en las que se emplea la tecnología de biodiscos.

“Los biodiscos consisten en un sistema biológico de depuración de aguas muy ingenioso. Es una noria para bacterias. Está compuesto por una máquina formada por discos plásticos puestos de canto y unidos entre sí, que giran todos juntos, semisumergidos en el agua residual”, según explica Javier Salamero, gerente y director técnico de Acai Depuración.

“Sobre los discos crecen millones de microorganismos, que se alimentan de la materia orgánica disuelta en el agua residual. Los discos al girar ponen en contacto alternativo a las bacterias adheridas sobre él con el agua residual y el oxígeno del aire”, de manera que las “bacterias se alimentan en la fase sumergida y respiran cuando están fuera del agua”. Con este proceso de rotación, se consigue eliminar la contaminación.

En la depuradora también se realizan otras operaciones previas como el tamizado, como tratamiento primario, con el fin de eliminar los sólidos que están suspendidos en el vertido. Además, tras los biodiscos se incluye un decantador secundario para separar el lodo biológico del líquido por la acción de la gravedad. En la parte inferior de este decantador, se realiza la extracción de los lodos biológicos mediante una bomba sumergible.

Esta innovación de Acai Depuración, primer fabricante en España en diseñar equipos compactos de biodiscos para depuración, es idónea para pequeñas poblaciones por su bajo consumo energético –puede funcionar en baja tensión-, y por no precisar de personal cualificado, al ser un proceso que se autorregula según la contaminación que va llegando. Además, presenta otras características como la modularidad para adaptarlo a distintos tipos de instalaciones, el reducido espacio que se precisa para su ubicación, la escasa obra civil y la posibilidad de instalarlo cerca de las poblaciones porque no se generan olores.

Con Ecodisc, también se gana en fiabilidad mecánica porque “nuestro diseño considera los fenómenos de fatiga típicos en máquinas que dan tantos ciclos”, logrando que estas depuradoras puedan girar ininterrumpidamente durante más de 20 años. “Siempre hemos buscado un feedback del usuario final para mejorar constantemente el equipo viendo dónde se pueden hacer mejoras” y con el objetivo también de garantizar su correcto funcionamiento y durabilidad.

Este desarrollo ha sido realizado al 100% por la empresa oscense, aunque se han realizado algunas colaboraciones con la Universidad Rey Juan Carlos, que desde el año 2001 dispone de una planta de biodiscos de Acai Depuración. Además, se han proporcionado varias plantas piloto para investigación al Grupo de Ingeniería Química y Ambiental de esta universidad.

Los primeros desarrollos se centraron en equipos de dos metros de diámetro a los que, posteriormente, les siguieron equipos con discos de 3,60 metros de diámetro y 12 sectores con los que han realizado instalaciones como la de EDAR en la localidad zaragozana de Mequinenza. En la actualidad, dispone de equipos de 30 a 30.000 habitantes equivalentes.

Aunque la instalación de Mequinenza es la obra de referencia, “tenemos un gran número de instalaciones en Aragón, algunas funcionando ininterrumpidamente más de 15 años”. Este sistema también está presente en otras autonomías como la Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Cataluña, Galicia, Castilla y León y Madrid, estando previsto en 2018 llegar a Extremadura y Andalucía.

Etiquetas
Comentarios