Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Miedo y asco en Bethesda

‘The Evil Within 2’ es una terrorífica aventura que tiene más de ‘survival horror’  que de ‘sandbox’.

Sebastian Castellanos deberá enfrentarse a terribles criaturas y a sus propios miedos en esta nueva entrega de Bethesda.
Sebastian Castellanos deberá enfrentarse a terribles criaturas y a sus propios miedos en esta nueva entrega de Bethesda.

Hay una máxima no escrita en el mundo de los videojuegos: cuando te dan un arma es porque vas a tener que utilizarla. Además, en un ‘survival horror’ (juego de terror y supervivencia) en el que la munición escasea y el peligro se aletarga en cada oscuro rincón, cada bala encontrada es al mismo tiempo un salvavidas y el augurio de que algo malo va a pasar.  Por eso, cuando me encontré la primera pistola con el primer cargador en ‘The Evil Within 2’, lo último que sentí fue alivio.

En esta secuela volvemos a encarnar al detective Sebastián Castellanos, un atormentado expolicía que intentará rescatar a su hija, a la que creía muerta, y que anda perdida en un mundo onírico y terrible basado en las pesadillas de las personas que lo pueblan.

La aventura de Bethesda va en crescendo. Al principio el jugador no tendrá más remedio que huir de los temibles monstruos que surgen a sus paso, poco a poco irá ganando experiencia y haciendo crecer su arsenal. Paso a paso, el miedo y la cautela darán paso al arrojo y la ira, pero cuidado, la munición escasea y el ‘crafteo’ (recopilación de recursos para crear objetos) será esencial para no quedarnos si munición y mejorar nuestras armas. Además, Castellanos también irá ganando habilidades tras recoger un misterioso gel verde de los cadáveres de sus monstruosas víctimas.

Miedo y asco en Bethesda

Más terror que mundo abierto

‘The Evil Within 2’ mantiene el cuidado estilo visual que atemorizó a millones de personas en la primera entrega y añade un mundo abierto a la ecuación. Se generan así dos realidades muy distintas, dos formas de jugar y sensaciones cambiantes: cuando deambulamos por las infestadas calles de Union o cuando nos adentramos en uno de sus edificios malditos. Aunque se le pilla el gusto a callejear de refugio en refugio con la radio en la mano y en busca de unan nueva misión, ‘The Evil Within 2’ se siente más cómodo en el segundo caso,  cuando la cámara se acerca y se lo hace pasar mal al jugador en  ambientes cerrados repletos de criaturas y jugando con el sonido en una combinación perfecta de música, susurros, crujidos y alaridos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión