Despliega el menú
Sociedad

¿Cuánto cuesta reparar el aire acondicionado?

Los problemas más comunes en la refrigeración de los hogares empiezan a notarse en el mes de mayo, siendo entre junio y julio cuando efectúan una extremada subida, llegando a alcanzar el 400%.

Aparatos de aire acondicionado en una fachada zaragozana.
Aparatos de aire acondicionado en una fachada zaragozana.
Guillermo Mestre

En los meses de mayo y junio aumentan las incidencias con los aparatos de aireacondicionado y siguen subiendo hasta multiplicarse  por 5 en el mes de julio. Así lo indican los datos de HomeServe, empresa especializada en la gestión integral de siniestros y reparaciones y en la comercialización de contratos de cuidado del hogar, que recuerda que un buen mantenimiento evitaría un gasto innecesario derivado de un mal funcionamiento o de una rotura del sistema.

“Si el aparato de aire acondicionado está funcionando de forma incorrecta, gastará más energía y al final terminará rompiéndose”, previenen los técnicos. “El problema está en que nos olvidamos de él cuando deja de hacer calor en septiembre u octubre y nos acordamos de su existencia en el mes de mayo cuando llega de nuevo el calor repentino”. Y es que, según los datos históricos de los expertos, las incidencias empiezan a notarse ya en el mes de mayo, siendo entre junio y julio cuando efectúan una extremada subida de las incidencias que llegan a alcanzar el 400%.

La disminución empieza a notarse progresivamente entre los meses de agosto y septiembre, y no es hasta octubre cuando las incidencias con los aires acondicionados se mantienen en la ‘estabilidad’ habitual. “Aunque después podemos observar una ligera subida en los últimos meses del año, de todas aquellas personas que tras aguantar el verano deciden ponerlo a punto”.

A lo largo del año, las provincias que han registrado más incidencias con el aire acondicionado han sido Barcelona y Madrid, seguidas de Sevilla, Baleares, Valencia, Tarragona, Alicante, Málaga y Granada. Siendo Madrid y Sevilla donde antes empiezan a registrarse, en los meses de mayo y junio.

El gasto de este tipo de averías puede suponer un gran desembolso familiar. Una avería mínima, como la reparación de un sensor, receptor o del motor ventilador puede llegar a costar 40 euros. Las más graves, como la rotura de un comprensor o placa electrónica, podrían salirle al usuario por 400 euros. Contar con un mantenimiento y revisión continuado podría salir por 42€ al año.

Un mal uso generalizado del aire acondicionado

Durante la época estival, el aire acondicionado es uno de los principales responsables del aumento de consumo eléctrico en las viviendas, representando un 11% del consumo eléctrico nacional. Los 3 millones de hogares equipados con aireacondicionado disparan la demanda de electricidad diaria en verano entre las tres y las seis de la tarde.

Las encuestas realizadas por HomeServe sobre el uso del aire acondicionado en España, ponen de manifiesto que existe un mal uso generalizado del aire acondicionado. Así el 51% de las personas mantiene el aire acondicionado a temperaturas bajas (entre los 22 y 24 grados en un 30,8% de los casos) o muy bajas (entre los 20 y 22 grados en el 20,5% de los casos), temperaturas que se encuentran muy por debajo de las recomendadas por los diferentes expertos para el uso del aireacondicionado, quienes advierten de que una aclimatación que ronde entre los 24 y 26 grados es más que suficiente. Por cada grado que se baja, aumenta entre un 7% y un 8% el consumo eléctrico.

En Andaluzí solo un 11% de las viviendas no tiene aire acondicionado. Sin embargo, a pesar de sufrir las más altas temperaturas del país, en esta zona son más comedidos en el uso del aireacondicionado ya que la mayoría (el 50%) dice mantener el aire acondicionado entre los 22 y 24 grados. Las zonas del interior de la península se dividen entre los que ponen el aire acondicionado a baja o muy baja temperatura (un 50%) y los que no tienen aire acondicionado, que son el 24,5%.

En la zona norte de la península, el 50% de los encuestados dice no tener aire acondicionado. Lo que sí demuestran los datos es que a los habitantes de la cornisa cantábrica les gusta el frío, ya que aquellos que sí tienen aire acondicionado en su vivienda, lo ponen a baja o muy baja temperatura. Además, son los que más control tienen sobre su gasto en aire acondicionado, ya que un 43% de los encuestados sabe perfectamente lo que supone su uso para la economía familiar.

Etiquetas
Comentarios