Despliega el menú
Sociedad

Ver o no ver 'Por trece razones'

Tras su estreno el pasado mes, la serie adolescente basada en el libro homónimo de Jay Asher suscita el debate sobre el acoso escolar y sus efectos dentro y fuera de las aulas.

Ver o no ver 'Por 13 razones'
Ver o no ver 'Por 13 razones'

Desde su estreno en Netflix el pasado 31 de marzo, la serie de adolescentes ‘Por trece razones’ producida por Selena Gomez sigue ganando adeptos -aunque la plataforma no ofrece datos de audiencia locales, ni siquiera por países- con una historia en torno al acoso escolar en un instituto norteamericano que desemboca en un trágico suicidio.

Los 13 capítulos de ‘13 Reasons Why’, basada en el libro homónimo de Jay Asher, han generado un debate que va más allá de si es o no una buena serie -lo es-. Su temática hace reflexionar sobre cuestiones como el 'bullying', el machismo o la desatención familiar, entre otros aspectos, y plantea el dilema de si es adecuada para ser vista por los adolescentes sin la supervisión de padres y profesores.

En ‘Por trece razones’ el personaje protagonista, Hannah, explica los motivos que le han llevado a suicidarse enviando unas cintas de casete a varios compañeros de clase. Unos motivos que “no justifican en modo alguno una decisión equivocada. El suicidio no es nunca una solución. Siempre hay salidas”, explica Concha Fernández, psiquiatra infantojuvenil del Hospital Obispo Polanco de Teruel.

Fernández publicaba hace unos días en HERALDO una carta en la que, frente a las 13 razones que esgrime Hannah mencionaba varias oportunidades dirigidas al personaje “y a todas las Hannahs que sufren acoso o que están deprimidas y a todos los jóvenes, padres y miembros de la comunidad educativa”. Entre ellas, que el ‘cyberbullying’ o acoso a través de redes sociales “es denunciable, por lo que puedes acudir a la Justicia y a la Policía. No lo dudes, se toman medidas contundentes”.

Ante la incomunicación entre los jóvenes y entre estos y los adultos, la psiquiatra lanza un mensaje claro: “Pide ayuda”. También señala que “no debemos minimizar ni considerar normales las conductas de acoso ni el sufrimiento de las víctimas” y que “la presión del grupo provoca un gran sufrimiento, ante el cual los profesionales de la salud mental y psicólogos podemos ayudar”

Respecto a los mensajes que Hannah dejó a sus compañeros en las cintas por su supuesta responsabilidad considera que son “demoledores”, una buena reflexión que el personaje de la serie, no obstante, “podía haber aclarado en vida. No es necesario sacrificarse para dejar en evidencia a tus agresores. Es una inútil fantasía de venganza”. “Sus compañeros no fueron los culpables de un suicidio, nadie lo es. Se equivocó”.

Hannah podía haber continuado con sus sueños y sus metas, “haber ido a estudiar a Nueva York, como quería, hacer nuevos amigos, encontrar un nuevo amor y seguir viviendo; te lo merecías, tú, todas las Hannahs, todo el mundo, seguir con lo que te importa en la vida. Recomiendo esta serie a alumnos, profesores, padres y víctimas de acoso para verla juntos y debatir sobre las actitudes machistas, la incomunicación, la ley del silencio, etc., sabiendo que el suicidio no es nunca una solución y que siempre, siempre hay salidas”, concluía Fernández en su carta.

Mejor acompañados

Miles de adolescentes ya han visto ‘Por trece razones’, en muchos casos por su cuenta, una circunstancia que plantea dudas al respecto. “Es mejor que la vean supervisados y acompañados porque pueden darse casos en que un adolescente pase por una situación similar, se identifique con el personaje protagonista y haga una interpretación errónea del mensaje que pretende transmitir la serie”, expone Fernández.

Sin embargo, en algunos institutos de Estados Unidos, se ha instado a no utilizar ‘Por trece razones’ como recurso didáctico, algo que también ha ocurrido en centros de Canadá, Australia y Nueva Zelanda. En este último país la serie ha sido prohibida para menores de 18 años.

En España, La Guardia Civil alertaba a finales del pasado mes de los riesgos de "la ballena azul”-un juego virtual en el que los participantes van superando retos peligrosos hasta llegar al suicidio- por el que supuestamente una joven fue hospitalizada en Barcelona, y precisaba que se había tenía conocimiento "de algún caso que, aunque aislado, pudiera estar relacionado con el peligroso juego".

Imagen de la campaña del teléfono contra el acoso escolar

En Aragón, el Gobierno autonómico ha sido pionero en llevar a cabo acciones contra el acoso escolar y en poner en marcha el primer teléfono anti-bullying de España gestionado por una entidad gubernamental. El teléfono del acoso escolar de Aragón ha recibido 571 llamadas desde que se puso en marcha en mayo de 2016, de los que 91 son posibles casos de 'bullying'. La Comunidad aragonesa también es pionera en combatir el acoso en redes, por lo que en 150 colegios de Aragón ya hay mediadores/ciberayudantes contra el acoso escolar.

A raíz de la emisión de la serie norteamericana, se ha activado un protocolo para que los adolescentes puedan interpretar claramente la serie a través de un listado de reflexiones y consejos que pueden descargarse en la página 13reasonswhy.info y en el portal de la organización SAVE dedicada a la prevención del suicidio.

“Pensamiento crítico”

Frente al acoso escolar, el maestro César Bona, finalista en 2014 de los premios al Mejor Profesor del Mundo, apuesta por incrementar las horas de tutoría o reproducir las 'asambleas' que hacen los niños en infantil para poder conocer mejor a los alumnos y abordar y prevenir estos casos.

En un mensaje publicado en Facebook por Bona al hilo del suicidio de un menor en la Comunidad de Madrid que dejó un escrito en el que argumentaba su decisión para no tener que volver al colegio, Bona insistía en la necesidad de mantener estas reuniones para que los maestros puedan conocer a los alumnos, darles "herramientas hacia el pensamiento crítico" e "invitarles a respetar y admirar las virtudes y los talentos de cada uno de sus compañeros y respetar y admirar las diferencias".

Etiquetas
Comentarios