Sociedad
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Eskirmiones, la memoria del futuro

Los eskirmiones, pequeños vórtices magnéticos, sirven como bits básicos para almacenar una inmensa cantidad de datos en una finísima película no más grande que la yema de un dedo.

Una finísima película permite almacenar una inmensa cantidad de datos gracias a los eskirmiones
Una finísima película permite almacenar una inmensa cantidad de datos gracias a los eskirmiones
Siew Shawn Yohanes

Los eskirmiones no son guerreros bárbaros de la última saga de Juego de Tronos. Tampoco se trata de personajes amarillos y traviesos protagonistas de una nueva película de animación. Con ese nombre se conoce a unas diminutas partículas o vórtices magnéticos, de unos nanómetros de tamaño, que llevan años postulándose como la pieza clave de la próxima generación de almacenamiento de datos.

Y parece que finalmente han cumplido con las expectativas. Hace unas semanas, un equipo de ingenieros coordinados por Yang Hyunsoo, de la Universidad Nacional de Singapur, anunciaba en 'Nature Communications' que han usado eskirmiones para crear un nuevo material para el almacenamiento de datos. Lo han hecho combinándolos en multicapas con cobalto y paladio, dos materiales que ayudan a estabilizarlos.

El resultado es una finísima película que permite almacenar una inmensa cantidad de datos en el espacio que ocupa la yema de tu dedo. Los eskirmiones sirven como bits básicos de información. Y la película que se ha fabricado con ellos no solo ocupa menos espacio, sino que además consume menos energía y gestiona la información más rápido que cualquier memoria actual.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión