Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Pensamos con las manos, ¿lo comprobamos?

Manipular los objetos involucrados en un problema ayuda a resolverlo. Compruébalo con un sencillo experimento.

Manipular los objetos de un problema nos ayuda a pensar mejor
Manipular los objetos de un problema nos ayuda a pensar mejor
Asier Relámpago Estudio/Freepik

Cada vez se tiende, se prima y se potencia más la realidad virtual y el empleo de soportes electrónicos (tabletas, e-books, móviles de última generación…) en la docencia -cada vez a más temprana edad-, el trabajo y prácticamente en todos los ámbitos. En esta sociedad y en estos tiempos virtuales y digitales resultan aún más chocantes los resultados alcanzados por un reciente estudio efectuado por investigadores de la Universidad de Kingston que concluye que pensamos también con las manos. O, expresado de un modo más académico, que manipular los objetos involucrados en un problema ayuda a resolverlo. Lo que, al mismo tiempo, implica que el pensamiento no es un acto pura, íntima y estrictamente mental, sino que se ve influido (y optimizado) al interaccionar de forma física y a través de los sentidos con el entorno.

Es para pensárselo: te llevarás las manos a la cabeza

Sí, ya sé que más de uno se llevará las manos a la cabeza -y no precisamente para razonar mejor-. Pero, si uno se para a pensarlo, tampoco debería resultar tan sorprendente. Basta con reparar en cómo pensamos o tomamos decisiones cuando jugamos a un juego de mesa como el Scrabble, el ajedrez, el dominó, las cartas… o cómo resolvemos un puzle o ideamos una estructura con el Lego. Que levante la mano el primero que no mueve/baraja/agita/mezcla/manipula… los objetos involucrados mientras decide su siguiente jugada.

Habrá mucho escéptico y descreído que alegue que eso es distinto, que es simplemente un hábito o un tic; pero que ni mucho menos determina el resultado. A estos les remito a las conclusiones de los experimentos efectuados por los autores del estudio. En ellos comprobaron que el porcentaje de éxito a la hora de resolver un problema estadístico complejo saltaba del 40% al 75% cuando en lugar de limitar a los voluntarios al uso de lápiz y papel -sí, amigos, la enseñanza tradicional también peca de lo mismo- se les entregaba la información en formato de tarjetas.

Y del mismo modo, constataron cómo, enfrentando a dos grupos de voluntarios a un problema de lógica (repartir 17 animales en 4 corrales de tal forma que en cada corral haya un número impar de animales), aquellos que podían elaborar y manipular maquetas obtuvieron mejores resultados que los que solo disponían de una tablet.

¿Lo comprobamos?

Escéptico o no, te invito a que compruebes o constates por ti mismo estas conclusiones con un sencillo experimento para el que solo necesitarás hacerte con una caja de cerillas, palillos, bastoncillos higiénicos u otra colección de alargados y manipulables objetos similares.

Intenta resolver los dos primeros problemas mentalmente o con lápiz y papel y anota el tiempo que tardas.

Problema 1

Experimenten, problema 1

Mueve tres cerillas para conseguir que la igualdad sea correcta. Solución.

Problema 2

Experimenten, problema 2

Los tamaños de los tres corrales presentan una relación 5:3:1. Mueve una cerilla para cambiar esta relación a 3:3:3. Solución.

A continuación, intenta solucionar los dos siguientes problemas con la ayuda de cerillas reales. Apunta también cuánto tardas.

Problema 3

Experimenten, problema 3

Mueve dos cerillas para conseguir que la igualdad sea correcta. Soluciones.

Problema 4

Experimenten, problema 4

Mueve cuatro cerillas para darle la vuelta a la torre respetando su forma y estructura. Solución.

Compara uno y otro método de resolución de este problema espacial y comparte los resultados a través de los comentarios. ¿Qué forma de afrontar el problema resulta más productiva?

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión