Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Buenos precios y una tienda ordenada atraen

None

Los compradores valoran especialmente el orden y un ambiente agradable
Los compradores valoran especialmente el orden y un ambiente agradable
Alvin Chow

Vivimos días de compras y son muchos los aspectos que influyen a la hora de entrar en uno u otro establecimiento. Encontrarse una tienda desordenada y precios demasiado caros son sin duda los aspectos que más molestan a los compradores.

Los buenos precios (60%) y una tienda agradable y ordenada (52%) son los aspectos que más valoran los aragoneses al ir de compras. En cambio, lo que más molesta a los clientes son los precios demasiado caros y encontrar la tienda desordenada, según reconoce el 60%. de los encuestados. Así se desprende del 'Estudio sobre la experiencia de compra de los aragoneses', realizado por La empresa Tyco.

Los aragoneses también valoran especialmente que el producto que buscan esté disponible tanto en la talla como en el color que desean (40%) y la calidad de los productos (36%). Para el 24% de los encuestados también es importante que los dependientes estén disponibles, sin ser insistentes. Curiosamente, la calidad del servicio posventa y las facilidades de pago no parecen ser elementos que preocupen especialmente a los aragoneses. Solo al 4% le preocupa que el comercio ofrezca facilidades de pago.

Entre lo que más molesta cuando se va de compras, además de los precios demasiado caros (60%), destacan la insistencia de los dependientes (36%) y la música demasiado alta (32%).

Retos para el comercio

En Navidad y en rebajas, los comercios se masifican y el consumo se dispara. Ante estas aglomeraciones de gente, el comercio minorista se enfrenta a importantes retos, entre  ellos, el desorden en las tiendas, la falta de productos o el hurto. Para el 20% de los españoles, supone una importante molestia no poder encontrar fácilmente el producto que están buscando. Cuando esto sucede, el 35% de los clientes se marcha a otros comercios o abandona la compra, lo que supone una pérdida para el comercio.

Los sistemas antihurto son un mal necesario. El 57% de los clientes reconoce que preferiría que los productos no llevaran alarma, pero entienden que son imprescindibles. Lo que más molesta a los usuarios es que los productos no estén accesibles, por ejemplo en vitrinas o cajas protectoras (57%). Para el 61%, el sistema más eficaz son las etiquetas antihurto, que permiten tocar y probar el producto. Aunque muchos usuarios (50%) se sienten intimidados cuando los sistemas de seguridad se activan al salir de la tienda.

Para los comercios, evitar el hurto es una prioridad. La pérdida desconocida supone de media una merma para el comercio del 0,84% de su facturación, según los datos de AECOC, la asociación multisectorial de fabricantes y distribuidores. Los sistemas antihurto ayudan a prevenir esta pérdida y al mismo tiempo contribuyen a mejorar la experiencia de compra de los usuarios y optimizan el rendimiento del comercio. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión