Despliega el menú
Sociedad

El cuarto llena de euforia el Bajo Aragón

El lotero José Antonio Legua regaló décimos del número ganador a clientes y amigos el miércoles. El Balonmano Alcañiz vendió más de 1.500 participaciones de 5 euros en toda la comarca.

Administración Hortensia Valero de Andorra.
El cuarto llena de euforia el Bajo Aragón
María Quílez

Euforia, emoción, felicidad y mucha alegría. Es lo que se respira desde ayer en las calles de Alcañiz y Andorra, donde la Navidad comienza mejor de lo esperado, con una lluvia de millones que, sin ninguna duda, se notará en todo el territorio. El Sorteo Extraordinario de la Lotería Nacional ha dejado en el Bajo Aragón un total de 12 millones de euros gracias a un cuarto premio, el 07211, que se vendió en Andorra, concretamente en la administración Hortensia Valero. "El grueso se lo ha llevado el club Balonmano Alcañiz, a quienes quiero agradecer su confianza, pero hemos vendido también en ventanilla. Además, como anécdota, puedo decir que ayer yo regalé décimos de este número a clientes y amigos", dijo especialmente contento ayer el titular de la administración, José Antonio Legua, cuando se enteró de que había dado el premio. "Tenía una espinita clavada con el sorteo de Navidad. Del Niño hemos dado el primer premio, un anterior y un posterior, pero de Navidad, no", señaló. Legua vendió 60 series del 07211, es decir, 600 décimos. Cada décimo está premiado con 20.000 euros.

La avenida San Jorge de Andorra, donde se ubica la administración, empezó a llenarse de vecinos y curiosos antes de que terminase el sorteo, en torno a las doce del mediodía. Legua y sus compañeras les esperaron con champán y dulces artesanos que aportó una panadería vecina. Hasta el establecimiento se acercó el andorrano Daniel Félez, que fue premiado con un décimo. "Mi novia es de Alcañiz y cuando me he enterado he ido a casa a ver si tenía alguna participación del balonmano. En vez de participación, tenía un décimo entero que compré aquí", explicó. Con los 20.000 euros, este joven agricultor espera pagar un nuevo coche. "Había mirado un crédito pero ahora.. ¡lo podré pagar a toca teja!", celebró acompañado de su madre.La suerte la trae el balonmano

Pese a que fueron varios los andorranos agraciados, puesto que en la villa minera se vendieron casi 100 décimos, la verdadera fiesta se vivió en Alcañiz. Más de 500 décimos del 07211 se los había quedado el Balonmano Alcañiz, que a su vez vendió décimos enteros (150) y participaciones (casi 2.000 papeletas). Cada participación ha resultado premiada con 4.200 euros, mil euros por cada euro invertido. Costaban 5 euros pero llevaban un recargo de 0,80 céntimos. "Gracias al recargo de la lotería sufragamos la actividad del club durante todo el año. Es un ingreso muy importante e intentamos vender cuánta más mejor", afirmó Juan Martín, presidente del club. Martín explicó que todos los años tienen "suerte" y cobran "aunque sea la pedrea". Además, subrayó que no son supersticiosos y que cada año juegan a un número diferente.

Jugadores, socios y amigos del Balonmano Alcañiz se dieron cita en el pub Monkey Room, uno de los patrocinadores del equipo, a partir de la una y media de la tarde. El establecimiento abrió para la celebración. Las botellas de champán, los abrazos, saltos y cánticos como ¡Campeones! o ¡Sí, sí, sí, el cuarto ya está aquí! se sucedieron durante horas. Algunos no miraron el reloj y alargaron la fiesta. "Con 40.000 euros más, menos lo que nos quite Montoro... ¡Vaya Navidades! De verlo en la tele a que te toque a ti hay mucha diferencia...", reflexionó Fernando Muñoz después de uno de los múltiples brindis.

Otros tuvieron que ir a trabajar por la tarde, pero lo hicieron con otra actitud. Fue el caso de Javier Alejos, vocal de la junta del Balonmano Alcañiz, que va a ser padre en unas semanas. "No soy muy supersticioso pero reconozco que ayer le pasé el número por la barriga a mi mujer. Dije, por mí que no quede. Y nos ha traído suerte", dijo con entusiasmo.

También eufórico se mostró el entrenador y responsable de la escuela, Alberto Quílez. "Lo más importante es que el premio ha estado muy repartido. Chavales jóvenes, familias, amigos de toda la comarca... Ahora solo nos hace falta salud para disfrutarlo", indicó. En el club calculan que hay más de mil afortunados en la ciudad.

Otro pellizco de la lotería navideña cayó en el Hotel Restaurante Meseguer, donde revendieron el 77651, agraciado con una pedrea. En total, el establecimiento repartió 57.000 euros entre sus clientes.

En Alcañiz la suerte de la Lotería de Navidad no repartía tanto dinero desde 2007, cuando tocó el Gordo. Y en Andorra, en pleno corazón de la cuenca minera turolense, el premio llega como agua de mayo para cerrar un año muy difícil, con numerosos despidos e incertidumbres para el sector del carbón.

Etiquetas
Comentarios