Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

La pregunta del día

¿De dónde viene el nombre de perrito caliente?

Una salchicha en un panecillo, acompañada de mostaza y kétchup. Es un tentempié delicioso que llegó a EE. UU. desde Alemania y después conquistó el mundo.

Heraldo.es 16/11/2016 a las 06:00
Salchicha, kétchup, mostaza... ¿A qué dan ganas de darle un mordisco?Freeimages

Una deliciosa salchicha, bañada en kétchup y mostaza, dentro de un panecillo tierno y esponjoso. Es un perrito caliente, uno de los emblemas de la comida basura: poco recomendable para todos los días, pero perfecto para darse un capricho guarrindongo y extracalórico de vez en cuando.

Su nombre en español es una traducción directa del inglés 'hot dog', aunque este plato tiene origen europeo. En concreto, procede de Alemania.

Allí, de forma coloquial, se llama a las salchichas 'dachshund' (perro salchicha) y este término viajó a Estados Unidos con los emigrantes de finales del siglo XIX.

Los puestos ambulantes de perritos se hicieron muy populares en los estadios de béisbol, donde los vendedores animaban a los clientes al grito de "llévese un perro salchicha caliente".

Un periodista deportivo y dibujante, Thomas Dorgan, escribió una columna en la que bromeaba sobre la venta de perritos. Solo que, como no conocía la expresión 'dachshund', bautizó aquel tentempié como 'perro caliente' . Su columna fue tan comentada que dejó acuñada la expresión y, desde entonces, todos sabemos que un perrito caliente no tiene cuatro patas y combina de maravilla con los pepinillos y la cebolla frita.

¿Les apetece un mordisquito?




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo