Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

¿De qué están hechas las lentillas?

Aunque también existen las lentillas rígidas, las más comunes son las lentes de contacto blandas.

Una mujer se coloca una lentilla.
Una mujer se coloca una lentilla.
Esther Casas/Heraldo

Nos ayudan a corregir los problemas de visión sin necesidad de usar gafas. Son las lentillas, cuyo uso se ha multiplicado en los últimos años, coincidiendo con el desarrollo de los materiales que las forman y que han permitido que cada vez sean más cómodas.

Aunque también existen las lentillas rígidas, las más comunes son las lentes de contacto blandas. Estas se fabrican con plásticos hidrofílicos -hidrogeles-, y materiales como la silicona. Todos comparten una característica común: son materiales que absorben agua, lo que permite mantener un nivel de humedad y oxigenación adecuados en el ojo. De hecho, las lentillas tienen entre un 40% y un 80% de agua. Esa humedad, además, aporta flexibilidad a la lente y ayuda a que se adapte mejor a la forma de la córnea.

Las más modernas están hechas de hidrogel de silicona y su ventaja es que transmiten más oxígeno al ojo que las lentes de hidrogel blandas regulares.

Las lentillas duras están hechas de PMMA (polimetil metacrilato), que no transmite oxígeno al ojo. Por eso, apenas se usan y han dejado paso a las llamadas lentes de contacto RPG: en este caso, están hechas de plásticos rígidos, sin agua, y son especialmente adecuadas para la presbicia y el astigmatismo elevado.

Se calcula que más de 130 millones de personas en todo el mundo utilizan lentillas de forma regular. Y aunque la mayoría lo hacen para corregir defectos visuales, también hay que se las pone solo por cuestiones estéticas: son quienes optan por las lentes que permiten cambiar el color de los ojos.

Etiquetas
Comentarios