Despliega el menú
Sociedad

El Seprona destapa una trama de venta ilegal de perros con falso pedigrí

Los perros se vendían entre 300 y 800 euros a personas de Valencia, Teruel, Barcelona, León y Cantabria.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha destapado una trama de venta ilegal de perros con origen en Ávila y Burgos y víctimas en Valencia, Teruel, Barcelona, León y Cantabria, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

Como consecuencia, el Seprona ha investigado a tres personas como presuntas autoras, en distinto grado de autoría, de delitos de estafa, falsedad documental e intrusismo. Los investigados son un comercial del sector en Ávila, el responsable de un criadero de perros y un particular, ambos de Burgos.

La investigación se originó en junio de 2015 cuando una vecina de Valencia denunció haber adquirido en internet un cachorro de raza Caniche Toy, inscrito en el Libro de Orígenes Español, que parecía no reunir las características del estándar de pura raza.

Aunque compró el animal con la mediación de un comercial de Ávila, la entrega del perro se consumó en un centro de cría burgalés. Con la colaboración de la Asociación Canina Nacional, se practicó un estudio morfológico del animal que verificó las sospechas de la denunciante.

A través de la Real Sociedad Canina Española se comprobó que se habían dado de alta cuatro camadas de cachorros de una perra registrada en el registro oficial que eran crías de otra perra.

El animal vendido en Valencia llevaba, además, un microchip implantado por el criador, cuando esta labor esta reservada a los veterinarios.

El criador, que ha inscrito 800 cachorros en la Real Sociedad Canina Española, es un profesional conocido por el Seprona por otras inscripciones fraudulentas.

Hasta el momento, se ha localizado a otros cuatro animales vendidos por la misma trama con un precio de entre 300 y 900 euros. 

Etiquetas
Comentarios