Despliega el menú
Sociedad

Un misterioso hedor sorprende a Barcelona

Descartan que el mal olor proceda de fertilizantes, como habían apuntado en un primer momento.

Vista de Barcelona
Vista de Barcelona

Parecía que se había esfumado, pero no. El mal olor ha regresado a las calles de Barcelona y municipios vecinos como ya ocurrió este miércoles, mientras persiste el misterio sobre su origen, después de descartarse que

procediera de un vertido de abono en el Parque Agrario del Baix Llobregat.

A media tarde, un fuerte hedor se esparció durante unas horas por numerosos barrios de la capital catalana y los municipios más cercanos, lo que causó molestias e incluso inquietud entre los vecinos.

Twitter se llenó en seguida de mensajes de los ciudadanos que se preguntaban extrañados de dónde salía el tufo o le echaban humor: "¿Y si hacemos un crowfunding para poner ambientadores en la calle?" (@ululeES); "Lo siento, mi compañero Ramon no ha cerrado la puerta del WC" (@SitoVL); "¿Cuántos os habéis mirado la suela, como yo, para ver si habíais pisado un truño? (@XiscuFCB)".

De hecho, fueron muchos quienes se miraron las suelas de sus zapatos, las ruedas de las bicis e incluso se olieron discretamente para ver si la peste salía de ellos mismos.

Un gesto que seguramente habrán repetido otros tantos ciudadanos esta tarde, pues los malos olores se han reproducido en la zona alta de Barcelona y en los municipios de Esplugues y L'Hospitalet de Llobregat, en lo que parece un segundo capítulo del mismo fenómeno, pero con un alcance algo menor.

La pestilencia se propagó por el centro de Barcelona y se instaló incluso en el exclusivo Paseo de Gracia, eje de las tiendas más lujosas de la ciudad, en donde alguna perfumería de prestigio tuvo que contrarrestar el mal olor que se colaba en el establecimiento diseminando ingentes cantidades de colonia.

No han faltado los comentarios de quienes aprovechan el mal olor para relacionarlo con temas políticos, como la corrupción, el debate independentista y las complicaciones para investir a Mas como president, e incluso con el gobierno de Ada Colau.

El enigma sobre el origen del hedor parecía resuelto cuando el Ayuntamiento de El Prat de Llobregat apuntó a una primera hipótesis sobre la procedencia del mal olor, ya que señaló que un agricultor había vertido fertilizantes orgánicos en una superficie de tres hectáreas de las 3.500 que consta el parque agrario.

Varios expertos de Protección Civil y meteorólogos se apuntaron a esta hipótesis, ya que el anticiclón excepcional que ha afectado estos días a Cataluña podría haber facilitado el desplazamiento del olor hacia el norte.

Sin embargo, esta mañana técnicos de la dirección general de Agricultura de la Generalitat se han desplazado hasta el terreno y, tras los análisis pertinentes, han descartado que el vertido de fertilizante como origen.

"Los técnicos del Departamento consideran que la aplicación de estos fertilizantes no pueden ser el origen de los olores que se percibieron ayer en una gran parte del área metropolitana de Barcelona, en muchos casos además de 10 kilómetros de distancia", sostienen en un comunicado.

Con estos resultados en la mano, la Consejeria de Agricultura ha dado por zanjado su papel en la investigación.

Tampoco el Departamento de Territorio y Sostenibilidad va a continuar investigando, puesto que ayer tarde ya comprobaron que todos los equipamientos, especialmente los relacionados con residuos, funcionaban de forma correcta, han explicado fuentes de la consejería.

El Ayuntamiento de Barcelona y los responsables del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que gestiona plantas de tratamiento de residuos y depuradoras, también han rechazado que la fuente del tufo esté en sus equipamientos.

Así pues, se mantiene la incógnita sobre esta historia de malos olores y su misterioso origen, que sigue causando molestias y perplejidad a los vecinos de Barcelona y sus alrededores.

Etiquetas
Comentarios