Sociedad

"Una americana bien hecha es la perfección"

La bilbilitana Elena Pérez, de 31 años, recibirá el próximo lunes el premio Nacional del Textil.

"Una americana bien hecha es la perfección"
E.P.

La diseñadora Elena Pérez siempre vio con fascinación como su abuela, Candelaria, convertía cuatro trapos en preciosas faldas. Esa magia la impregnó de tal forma que ahora, esta bilbilitana de 31 años, ha sido galardonada con el premio Nacional de Formación Profesional del Textil.

Con 24 años, Elena dejó una prometedora carrera como bióloga para dedicarse en profundidad a su mayor pasión, el mundo de la moda. Gracias a la inquietud y el autoaprendizaje comenzó a diseñar algunas prendas y a retocar las de sus amigos. Sin tener una formación cualificada trabajó en el vestuario de algún teatro lo que la encaró hacia el patronaje y el diseño, por lo que no dudó en emprender su formación que terminó con una mención honorífica y un reconocimiento de la Comunidad de Madrid. A partir de ahí su vida cambió.

"La buena nota que había obtenido en el grado me dio la posibilidad de escoger mi destino de prácticas. Mi elección fue Cornejo, una de las sastrerías para teatro y cine más famosas de toda España. Entonces, terminé de enamorarme de esta profesión y de su faceta artesanal", explica Elena.

Un par de años como autónoma trabajando con varias compañías de teatro fueron tiempo suficiente para darse cuenta de que la moda como negocio no era rentable y que su indecisión era un punto en contra a la hora de comercializar unos diseños un tanto extremos. "Mi idea de una prenda es que por muy extravagante que sea debe ser cómoda y versátil, lo importante es que siente bien", sostiene la bilbilitana.

Del cine a Inditex

El diseño pasó a un segundo plano y el patronaje sucumbió a sus encantos. Más aún cuando Inditex le ofreció un puesto para trabajar con los patrones de ropa infantil. "El patronista y el diseñador son como el aparejador y el arquitectoy es fascinante porque tienes que coger una idea y hacerla realidad", explica. Actualmente Elena trabaja en Barcelona con Inditex y asegura que es plenamente feliz, y más "trabajando con ropa de infantil, un campo todavía por potenciar".

Pero si hay un sector que le fascina es el de la ropa masculina. "Es más difícil vestir a un hombre que a una mujer. Para que a un hombre le siente perfecta una americana tiene que haber un trabajo muy preciso detrás, por ello ver una americana bien hecha es para mi la perfección absoluta".

Comparte la pasión por este oficio con su madre y su abuela. En ellas ha visto un reflejo de la evolución de la costura. "Las modas vuelven pero más agitadas. Hemos pasado de una sociedad en la que se cosía por el aprovechamiento y la reutilización a una sociedad de un consumo de usar y tirar donde se abaratan costes para comprar más", comenta.

El 1 de diciembre Elena Pérez recibirá el premio Nacional del Textil de Grado Superior en Madrid.

Etiquetas