Despliega el menú
Sociedad

Rourke gana por KO con 62 años

A sus 62 años, Mickey Rourke ha elegido Moscú para volver al boxeo y lo ha hecho con una fulminante victoria. El protagonista de 'Nueve semanas y media' venció este jueves por KO en el complejo olímpico de Luzhnikí a su compatriota Elliot Seymour en el segundo asalto.

Aunque se trataba de un combate profesional, tuvo más de show que de otra cosa. Rourke, que hacía 20 años que no se subía a un ring, estaba exultante con su sombrero de cowboy y el torso cubierto de tatuajes.

Sus numerosas admiradoras rusas hacían cola para pedirle un autógrafo y fotografiarse con él. «Siempre soñé con luchar en Rusia», afirmó el actor antes de la pelea.

Su llegada a Luzhnikí, donde el plato fuerte de la velada fue el duelo entre el mexicano José Luis Castillo y el ruso Ruslán Provodnikov, fue apoteósica. Todos le aclamaban mientras se dirigía al vestuario haciendo ejercicios de precalentamiento con una pelota de tenis que se colgó de la visera.

Los 10 grados bajo cero de este jueves por la noche en Moscú le obligaron a abrigarse quizá de forma algo exagerada. Se echó unas pieles al cuello y se puso unas botas de esquimal. «La temperatura es baja, pero me gusta el frío», le dijo a uno de los reporteros del canal de televisión Rossía.

Después, en una conexión en directo desde el vestuario, Rourke se mostró preocupado porque no encontraba su calzón rojo con el nombre bordado de 'Marielito', su apodo deportivo.

«Tuve que entrenarme a fondo para este combate y perder 15 kilos», había confesado días antes. Pero no quiso decir lo que ha cobrado, aunque uno de los promotores de la velada aseguró que «suficiente».

Para Rourke «el boxeo es una parte importante de mi vida. Me ha enseñado cosas como el respeto, la determinación, la paciencia o la concentración». El actor peleó en sus años mozos como amateur en 30 ocasiones. Volvió de nuevo al cuadrilátero en 1991 y, tras ocho peleas profesionales con seis victorias y dos combates nulos, lo dejó de nuevo en 1994.

Elliot Seymour (29 años), su rival este jueves, pese a ser 33 años más joven tiene poca experiencia y un palmarés realmente pobre: una única victoria en diez combates.

El enfrentamiento estaba programado a cinco asaltos de dos minutos y medio cada uno, pero Seymour no escuchó ni la campana del segundo. Aunque no dio con el cuerpo en la lona, se quedó arrodillado y aturdido por un derechazo de Rourke en el costado izquierdo. No pudo incorporarse cuando el árbitro terminó el conteo.

El controvertido actor, que sufrió su infierno con las drogas y el alcohol, asegura llevar ahora una vida sana y su entrenador es Freddie Roach, técnico del púgil filipino Manny Pacquiao. Rourke viaja últimamente a Rusia con mucha frecuencia y admira al presidente Putin porque es «un buen tipo».

Participó en la promoción de unas camisetas con el rostro del jefe del Kremlin y lució una en la plaza Roja de Moscú. El actor tiene además una novia rusa, la modelo Anastasía Makarenko.

Etiquetas