Despliega el menú
Sociedad

Fe de madrugada

La oración de las Siete Palabras y la música sacra arroparon la procesión de Jueves Santo.

Un momento de la procesión
Fe de madrugada

Eran pasadas la una de la madrugada cuando se produjo el encuentro en la plaza de San Pedro entre la imagen de la Dolorosa y el Cristo del Perdón, pero eso no impidió que fueran numerosos los oscenses y visitantes que se acercaron a contemplar, con un respetuoso silencio, como ambas tallas coincidían en un recorrido que habían comenzado por separado. La primera lo hizo desde la plaza de la catedral y llegó en primer lugar, teniendo que esperar unos minutos en la calle San Salvador antes de realizar su entrada en la plaza.

Los tambores, que anunciaron la llegada de la segunda imagen, rompieron el silencio que reinaba entonces hasta la unión de ambas procesiones. En el punto de partida de esta cofradía se había cantado el Himno al Cristo del Perdón, del compositor oscense José María Lacasa. La música sacra continuó así en la plaza, ante los dos iconos religiosos, con el canto de la Hora Mística y el Stabat Mater. Se rezó, asimismo, la oración de las Siete Palabras. Al finalizar este momento de recogimiento, ambas imágenes unieron sus recorridos a través de la plaza de López Allué y las calles Cuatro Reyes, Goya y el Coso Bajo hasta la plaza de Santo Domingo.-

Etiquetas