Despliega el menú
Sociedad

Bodas de plata, entrega de oro

Este año se cumplía el 25 aniversario de esta procesión de la Cofradía de La Piedad.

Bodas de Plata del traslado del Cristo del Refugio
Bodas de Plata del traslado del Cristo del Refugio

Este Martes Santo los miembros de la Hermandad del Refugio y de la Confradía de Nuestra Señora de la Piedad y del Santo Sepulcro tenían doble motivo de celebración. Por un lado, el 25 aniversario del traslado procesional del Cristo del Refugio hasta San Cayetano, y por otro, el buen tiempo que les ha acompañado.

El año pasado este día se vio arruinado por la lluvia, que evitó que los más de 2.700 miembros de la Hermandad y los casi 1.300 pertenecientes a La Piedad pudieran disfrutar de la procesión, momento que llevaban esperando todo un año. "Fue un sentimiento generalizado de pena y de amargura por estar todo el año preparandonos para ese momento, sobre todo para los niños de nuestra guardería", aseguraba Ramón López, jefe de Protocolo de la Hermandad.

Tras pronunciar unas palabras, el Hermano Mayor de La Piedad, Manuel Marqueta, hacía entrega del Cristo del Refugio al Hermano Mayor de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y del Santo Sepulcro, Constantino Ríos, tras un discurso en el que ha querido recordar "la pobreza y la marginación social" como unos de los problemas más graves de la sociedad actual. "Celebramos los 25 años de la primera salida de nuestro Cristo desde esta casa. Aquel día un grupo de piquete rompió el silencio del atardecer con el ruido de la muerte que precedió a la aparición de nuestro Cristo", relataba Marqueta.

La talla del Cristo del Refugio, que data del siglo XVII, abandonaba el local de la calle Crespo de Agüero arropada por el olor del incienso y los sonidos de bombos, tambores y cornetas de cientos de cofrades ataviados de azul y blanco. Entre aplausos, daba comienzo la procesión a la que han acudido cientos de zaragozanos que permanecían atentos al momento de la colocación del Cristo en la peana.

Desde las 17.00 han dado comienzo los turnos de vela, que han durado unas tres horas. Con gran puntualidad arrancaba la procesión que tenía como destino la Iglesia Santa Isabel de Portugal, más conocida como San Cayetano, lugar que se alcanzaba pasadas las 23.00 y que resguardará la imágen hasta el Jueves Santo, como se lleva haciendo desde hace 25 años.

El Cristo del Refugio, portado a hombros por ocho hermanos de La Piedad, discurría por las calles Madre Sacramento y Hernán Cortés hasta la Puerta del Carmen; para continuar por la calle Azoque hasta la calle Alfonso, pasando por la plaza del Justicia hasta San Cayetano. Era la segunda vez que el Cristo del Refugio salía a la calle esta Semana Santa. La anterior fue el pasado Viernes de Dolores, 11 de abril, cuando la Cofradía de la Piedad protagonizó su tradicional Vía Crucis del Cabildo en la plaza del Pilar.

"Es un sentimiento muy profundo, como no puede ser de otra manera", aseguraba Ramón, miembro de la Hermandad. "La salidad del Cristo es muy emocionante y a nosotros nos gusta mucho, sobre todo que el tiempo nos acompañe este año", afirmaba Pilar, otra zaragozana que aguardaba en el exterior de El Refugio con su familia.

"Quería que mis hijos, que son de Madrid, conocieran el traslado. Es la primera vez que van a ver la salida", explica María, al tiempo que uno de sus hijos, José, de 11 años, afirmaba estar "muy contento" de disfrutar de la procesión en Zaragoza. Por su parte, Irene, una de las manolas de La Piedad, aseguraba sentirse "muy nerviosa y emocionada". "Llevamos todo el año pendientes de esta fecha, es un momento realmente emocionante. Tengo ganas de acompañar al Cristo", concluía.

Haz clic para volver al suplemento de Semana Santa 2014.

Haz clic para volver a portada de agenda.

Etiquetas