Despliega el menú
Sociedad

Las salas de estudio de Aragón se quedan pequeñas

Las 4.800 puestos disponibles en las instalaciones universitarias para el estudio se ven reducidos a más de la mitad durante los sábados, domingos y festivos.

Imagen de archivo de estudiantes de la Universidad de Zaragoza
Sala de lectura de Filosofía y Letras de Zaragoza

El pasado 7 de enero comenzaba el periodo oficial de exámenes de invierno para los estudiantes de la Universidad de Zaragoza -formada por los Campus de Zaragoza, Huesca y Teruel- que, una vez más, provocaba numerosos problemas de espacio en las salas de estudio aragonesas. El conflicto se ve incrementado los fines de semana cuando la oferta es inferior.

Durante el curso académico y en días laborales, la Universidad de Zaragoza pone a disposición de los estudiantes más de 4.800 plazas en todo Aragón, que durante el fin de semana se ven reducidas a 1.904, de las cuales 1.764 se ubican en Zaragoza, 80 en Huesca y 60 en Teruel.

El pasado fin de semana arrancaba el periodo de exámenes de invierno y fueron varios los estudiantes que tuvieron que volverse a casa o buscar un lugar alternativo. "El domingo llegué a la sala de estudio de Filología a las 8.30 de la mañana y ya no había ni un sitio", recordaba Andrea Gil, "incluso había gente sentada en el suelo del pasillo", añadía la joven. "A la hora de comer se liberan algunos sitios, pero duran muy poco", explicaba Eduardo Fariña, otro usuario.

La sala de estudio del Pabellón de Filología es una de las más atractivas para los jóvenes estudiantes aragoneses. Ofrece 540 plazas en un horario de apertura de 8.15 a 2.00 de la madrugada los fines de semana, pero, como manifiestan muchos usuarios, esta sala se convierte en ocasiones más en lugar de encuentro que de estudio. "Hay mucha gente que deja los libros y se va al bar", explicaba Ilaria Viale, estudiante Erasmus italiana. "En mi ciudad, Verona, la gente deja una nota indicando el tiempo que se ausentará para que otra persona pueda aprovecharlo mientras tanto". Además de la falta de espacio, el estado de las instalaciones de la mencionada sala también da que hablar. "Las sillas están rotas, los baños sucios... porque no soy capaz de concentrarme en a casa que sino evitaría tener que venir", aseguraba Gil.

Otra de las problemáticas que despiertan estos espacios es el acceso de estudiantes no universitarios. Así lo explicaba Fernando Zulaica, Vicerrector de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza, que aseguraba que "intentamos hacer labor de oferta de espacios para el estudio y no podemos limitar el acceso, aunque sí que es cierto que las plazas serían suficientes si solo accedieran universitarios". Como posible solución, Zulaica planteaba "que el resto de centros educativos de la Comunidad Autónoma habiliten espacios para el estudio durante los fines de semana, ya que actualmente es un problema que solo asume la Universidad de Zaragoza", aseveraba.

En cuanto al problema de falta de espacios en las salas de estudio aragonesas durante los fines de semana, el vicerrector aseguraba que "desde 2008 hemos pasado de 400 a 1.500 plazas, casi hemos cuadriplicado la oferta, y son suficientes exceptuando los picos de demanda que hay en algunas fechas", explicaba. Además, Zulaica hacía hincapié en la necesidad de "una mayor responsabilidad por parte de los estudiantes a la hora de ocupar espacios y, sobre todo, que se respete el mobiliario", dados los numerosos desperfectos y las pintadas que sufre la sala de lectura. Así mismo el vicerrector aseguraba que "el personal de seguridad tiene orden de retirar los libros en los casos de ausencias prolongadas". 

Dónde estudiar los fines de semana

Este año varios centros se han sumado a la ampliación de plazas en época de exámenes durante los fines de semana. El pabellón de Filología, situado en la Facultad de Filosofía y Letras del Campus San Francisco, aumenta el número de plazas de 420 a 540, y abrirá sábados, domingos y festivos de 8.15 de la mañana a 2 de la madrugada. En el mismo campus, la sala CAI Universidad, pondrá a disposición a los estudiantes un total de 250 plazas de 8.00 a 2.00 de la mañana.

En el centro encontramos dos alternativas de estudio para permanecer hasta altas horas; por un lado, en Gran Vía la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales ofrecerá un total de 313 plazas de 8.00 a 2.00 de la madrugada y, por otro, el Museo de Fuego, situado en la calle Ramón y Cajal, ofrecerá 132 plazas de 9.00 a 1.00 de la madrugada. En Miguel Servet, en la Facultad de Veterinaria, permanecerán disponibles un total de 66 plazas en horario de 9.00 a 00.00 horas. En el zaragozano barrio del Actur en el Campus Río Ebro, el Edificio Betancourt dispondrá de 464 plazas de 9.00 de la mañana a 2.00 de la madrugada.

En Huesca y Teruel, también

La Facultad de Empresa y Gestión Pública de la capital oscense pone a disposición de los estudiantes una sala con 80 plazas, sábados, domingos y festivos de 9.00 de la mañana a 2.00 de la madrugada. En Teruel permanecerá abierta la sala de estudio del Colegio Mayor Pablo Serrano, con un total de 60 plazas desde las 9.00 de la mañana hasta la media noche.

Una gran variedad de alternativas de estudio para los jóvenes aragoneses que finalizarán los exámenes de invierno el próximo 3 de febrero.

Etiquetas