Despliega el menú
Sociedad

Gente

Una boda por todo lo alto

El hombre más alto del mundo es, después de su boda, también el más feliz

Sultan Kosen es ahora un feliz hombre casado
Una boda por todo lo alto
AFP

El amor no entiende de tallas ni de medidas. Que se lo digan, sino, al hombre más alto del mundo, Sultan Kosen, que, ahora, es también, el más feliz. Se ha casado, como no podía ser de otra forma, en una ceremonia de altura, aunque, su ya mujer, no le llegue casi ni a la cintura.

El gran día el novio no cabía casi por la puerta por la emoción y porque mide dos metros y 51 centímetros. Junto a él, con un velo rojo, estaba la novia. Le llega a la cintura, y eso que ella no es bajita, porque mide un metro 75. Pero para él ha dado más que la talla.

Sin poder parar de crecer, el que es hoy el hombre más alto del mundo se sometió a una operación que ha conseguido parar su anormal desarrollo, y llevar una vida normal.

Ahora este granjero turco ha hecho lo que siempre ha deseado. Casarse sin que falte de nada, ni bailes ni tarta. Y con un amor sin medida.

Etiquetas