Sociedad

Reino Unido

Hallan la cabeza del rey Ricardo III de Inglaterra

Científicos analizan los restos humanos hallados en una iglesia donde se supone que fue enterrado tras la batalla de Bosworth en 1485.

Cráneo del esqueleto hallado en la iglesia de Grey Friars
Científicos podrían haber hallado la cabeza del rey Ricardo III de Inglaterra
AFP

Un equipo de investigadores británicos ha informado este lunes de que los restos óseos que fueron localizados bajo tierra en 2012 en un aparcamiento de la ciudad inglesa de Leicester corresponden al rey Ricardo III, fallecido hace más de 500 años en el campo de batalla.

El director del proyecto arqueológico dirigido por la universidad de Leicester, Richard Buckley, ha asegurado que, gracias a las pruebas de los restos --que tenían el cráneo partido y la espina dorsal desviada--, se puede concluir que los restos corresponden al rey Ricardo III.

El rey, representado en las obras de William Shakespeare como un tirano que asesinó a dos princesas en la Torre de Londres, murió a manos de su sucesor eventual, Enrique Tudor, en la batalla de Bosworth, en el centro de Inglaterra en 1485.

"La conclusión académica de la Universidad de Leicester es que, más allá de cualquier duda razonable, el individuo exhumado en septiembre de 2012 en Greyfriars es Ricardo III, el último rey de Inglaterra de los Plantagenet", ha declarado Buckley.

Los científicos han explicado que las pruebas de ADN extraídas del cuerpo equivalen a los de Michael Ibsen, un fabricante de muebles nacido en Canadá de quien los genealogistas han asegurado que desciende directamente de la hermana de Ricardo, Ana de York.

El esqueleto muestra señales de heridas coherentes con las que se sufren en una batalla, como una chapa de metal aparentemente clavada en la parte posterior del cráneo y una punta de flecha localizada entre las vértebras en la parte de la espalda.

Una vez localizados sus restos, persisten las discrepancias sobre el resto de aspectos de la vida de Ricardo III, inmortalizado por Shakespeare y cuya trayectoria sigue generando diferencias de opinión entre los historiadores británicos e incluso extranjeros.

Etiquetas