Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Madrid Fashion Week

Cada uno en su mundo

Sita Murt ha creado una colección "ponible", María Escoté ha conjugado lo dulce y lo salvaje y Carlos Díez ha pintado de blanco la pasarela con sus diseños.

Una práctica Sita Murt, una salvaje María Escoté, un espiritual Carlos Díez y las "pin-ups" de Guillermina Baeza han puesto el punto final a los veteranos de la pasarela madrileña y han dado paso a las jóvenes promesas del EGO, en una ecléctica jornada en la que cada uno ha estado en su mundo.

Sita Murt ha trabajado el punto e investigado sus posibilidades para crear una colección "vitalista y alegre" y, sobre todo, "ponible" .

Y es que, según la diseñadora catalana, se trata de vender la moda, y por ello sus diseños para la próxima primavera-verano abarcan desde los ligeros vestidos de seda a blusones que combinan materiales, chaquetas de seda, y punto, mucho punto.

La quinta jornada de Mercedes-Benz FashionWeek Madrid ha sido inaugurada por María Escoté con una colección dulce y salvaje colmada de potentes estampados para el día y cientos de lentejuelas para la noche. "Es un colección dulce, muy mía", ha dicho la diseñadora.

La diseñadora ha jugado con gasas y lentejuelas hasta crear divertidos vestido de fiesta con traviesos cortes que invitan a bailar toda la noche.

Tonos pastel como el amarillo pollito y el rosa y el azul bebé intiman con el plata en minivestidos, falditas cortas y "tops" para vestir a la mujer de María Escoté con pinceladas dulces a la par que canallas.

Para el día, Escoté ha preferido prendas estampadas con vistosas orquídeas y motivos felinos, una combinación "tan dulce como salvaje", ha puntualizado la diseñadora, que ha subido a la pasarela más vestidos que pantalones.

Por su parte, Carlos Diez ha sorprendido con una colección blanca e inmaculada. "Es una colección espiritual y romántica", según el diseñador, que ha explicado que, "a pesar de tener una apariencia suave, posee gran fuerza gracias a las piezas de cuero".

A lo largo del desfile se han visto siluetas muy despegadas y también patrones muy ceñidos, realzados con pequeños detalles ornamentales y cremalleras. Pantalones, "shorts" y blusas, ponchos de puntos y ligeras capas ha formado parte de la colección de Diez.

La moda de baño ha presentado también este lunes sus tendencias para el próximo verano de la mano de Guillermina Baeza y Dolores Cortés.

La primera, en un viaje hacia el pasado, se ha sumergido en el mundo de las "pin-ups" y ha presentado una colección de baño sensual e ingenua sumergida en colores empolvados y en los clásicos y favorecedores cuadritos "vichy".

Guillermina Baeza y Belén Larruy, madre e hija diseñadoras de la colección "Baños de estrellas", han apostado más por el bañador que por el biquini, porque "estiliza y favorece mucho más" que este, han asegurado a EFEstilo las diseñadoras.

Lazos, volantes, fruncidos, bordados con "paillettes" y detalles coquetos han adornado las prendas de baño, en las que han predominado los cortes y los patrones de los años cincuenta, como los escotes "balconet" y las "culottes" -braguitas de talle alto-, muchas de ellas tintadas en blanco y negro.

Dolores Cortés se ha trasladado hasta la tribu Wayúu, en Colombia, para elaborar una colección de baño de vibrantes colores y ricos gráficos. "Los motivos están inspirados en esa cultura primitiva, pero los hemos trabajo y transformado para adaptarlos a nuestros días", ha explicado.

Biquinis, bañadores y triquinis, estos últimos unidos por "randas", tradicionales cintas colombianas, han caminado junto a túnicas y vestidos.

La diseñadora catalana Totón Comella (TCN) ha llevado a la pasarela un toque futurista en un estilo retro, con una lencería en colores flúor con sus básicos en azul marino y arena.

"Shorts", "minimonos" y petos tejanos en popelines, en algodones y linos de aire militar, camisetas, camisas y parkas, son las prácticas prendas expuestas hoy por TCN.

Por la tarde han llegado a la pasarela los jóvenes creadores, dos desfiles dobles que han comenzado con una colección de gran riqueza de la que es autora Ana Balboa, que en unos días se incorporará en la corte de Alexander McQueen como asistente de la diseñadora Sarah Burton.

Inspirada en el patinaje artístico, Balboa ha seducido al público con tan solo catorce prendas, eso sí, delicadas y exquisitas. Muestra de ello son las más de ochenta piezas que componían algunos de los vestidos.

Luego ha sido el turno de Arnau P. Bosch, que ha preferido llevar a sus diseños connotaciones "callejeras y pandilleras" y ha adornado el tejido vaquero con coronas de "princesa" de plásticos dorados y falsos rubíes.

La gallega Eva Soto se ha inspirado en la escultura para crear dieciocho piezas con exquisitos volúmenes conseguidos a través del "origami", arte de origen japonés consistente en el plegado de papel para obtener figuras de formas variadas, mientras que Leyre Valiente ha trasladado a la pasarela la evolución de la mujer, desde su nacimiento hasta su muerte.

Este lunes se han conocido también los nombres de los ganadores de los Premios L'Oréal a la mejor colección y a la mejor modelo, que en esta edición han correspondido a David Delfín y a Alba Galocha, respectivamente.

Este año por el contrario no se concederá el galardón al mejor diseñador del EGO.

Este martes continuará la decimocuarta edición del EGO con tres desfiles dobles de seis jóvenes creadores: dos de ellos, El Colmillo de Morsa y María ke Fisherman, han participado ya en anteriores convocatorias, mientras que se estrenarán en esta plataforma Ruizgalan, Isabel Ruiz, As by Ana Sánchez y Víctor Von Schwarz.

Etiquetas