Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Sexo

El Renacimiento introdujo la miel y el vinagre como métodos anticonceptivos

Los doctores José Vicente González (del Clínico) y Ezequiel Pérez (del Hospital Requena de Valencia) hablaron en Caspe de los partos y anticonceptivos del siglo XV.

Efe. Zaragoza Actualizada 24/06/2012 a las 10:59
1 Comentarios

La llegada del Renacimiento durante el siglo XV provocó una "revolución cultural" que, en la sexualidad se tradujo en una "experiencia vital", más allá de la concepción, y empezaron a utilizarse métodos anticonceptivos como la miel y el vinagre.

Después de la Edad Media, una etapa guiada mayoritariamente por la doctrina de la Iglesia católica, el surgir del Renacimiento, que llegará antes a la Corona de Aragón que a Castilla, "revoluciona" el arte, pero también a la "sociedad y sus formas de vida".

Así lo ha explicado el doctor Ezequiel Pérez Campos, del Hospital Requena de Valencia, quien junto a José Vicente González, del Hospital Clínico de Zaragoza, hablaron en Caspe sobre cómo eran los partos hace 600 años y cómo se evitaban también los embarazos.

En torno a 1412, año en el que varios compromisarios pusieron fin en Caspe al vacío monárquico de la Corona de Aragón con la designación del Fernando de Trastámara, comenzó a resurgir la utilización de métodos antinconceptivos muy "primitivos", pero que consiguieron reducir de alguna forma la natalidad.

Se utilizaba, por ejemplo, sustancias, algunas de ellas usadas en la cocina como la miel o el vinagre, que se introducían en la vagina para frenar la actividad del "líquido seminal", aunque no de los espermatozoides, porque no se conoció su existencia hasta el siglo siguiente, ha precisado Pérez Campos.

"El condón empieza de forma oficial en el siglo XVI, pero tiene sus escarceos ya en el siglo XV", explica Pérez Campos. "Se hacía con tripas de animales o con lino y algodón para evitar el contacto de los órganos genitales. No nace tanto como anticonceptivo, sino como forma de reducir la transmisión de enfermedades sexuales", señala.

Otro de los métodos anticonceptivos utilizados en la época era la introducción de piedras o trozos de metal en el útero de la mujer, una práctica que los árabes habían llevado a cabo en las camellas, en siglos anteriores, y que se aplicó posteriormente en la mujer.

"El Islam admitía los anticonceptivos. Evidentemente, si no había medidas higiénicas, se podían producir enfermedades o infecciones, pero la que era capaz de superarlo tenía una forma de evitar la concepción", dice Pérez Campos.

Estos mecanismos eran conocidos y utilizados por la población "más instruida" del momento y, aunque de forma paulatina, originaron un descenso de la natalidad entre estos grupos sociales, según indican documentos de la época.

Así como la anticoncepción fue un "descubrimiento" para la ciencia, los partos, en aquella época, se desarrollaban de una forma "totalmente natural", sin ninguna intervención médica que acortara el proceso y generalmente en el ámbito familiar, comenta el doctor José Vicente González del Hospital Clínico de Zaragoza.

"Hay algún escrito de la Edad Media en la que se describen algunos cuidados o supersticiones. Por ejemplo, pintarse las paredes de azul, si se lo podían permitir, porque les daba a las mujeres tranquilidad de cara al parto o fijar ciertas plumas a la cama", ha apuntado González.

La asistencia al parto era exclusivamente femenina, hasta el punto de que estaba "prohibida" la presencia de hombres, ni siquiera la del médico y, en algunos casos, lo dirigía la "experta" en nacimientos de la localidad, es decir, una especie de matrona.

No será hasta el siglo XIX cuando se descubrieron métodos para controlar las hemorragias o se utilizaron herramientas, como los fórceps, para ayudar a nacer a los niños "atascados", concluye.


  • JESÚS24/06/12 00:00
    Por favor, que eran métodos conocidos ya en época griega y romana,,,, y les habrán pagado; ¿nadie de los presentes se atrevió a corregirlos? Si te metes a investigar, que se estudien las fuentes.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo