Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

El túnel de viento más grande del mundo

El ingeniero parisino Gustave Eiffel y los famosos hermanos Wright, pioneros de la aviación, construyeron a principios del siglo XX sus propios túneles de viento, versiones en miniatura de la mastodóntica instalación que el Centro Ames de la Nasa alberga actualmente en California.

El Centro de Investigación Ames de la Nasa se encuentra en California
ames
NASA

AQUÍ CABE TODO

¿Dónde pondrías a prueba un enorme paracaídas de 16 metros de diámetro antes de enviarlo al Planeta Rojo para hacer aterrizar con él el nuevo Laboratorio de Ciencia de Marte? La Nasa tiene el lugar perfecto: el túnel de viento más grande del mundo. Situado en el Centro de Investigación Ames de la Nasa, en California (EE. UU.), mide 25 metros de altura -como un edificio de seis plantas- por 37 metros de ancho, y forma parte del National Full-Scale Aerodynamic Complex. Se trata de una herramienta de investigación de alta precisión que permite simular vuelos y estudiar los movimientos del aire y la acústica que este genera alrededor de helicópteros, aviones, naves espaciales... Desde que empezó a funcionar en los años ochenta, han desfilado por su interior aparatos como el caza bimotor FA-18 Hornet o el Bell-Boeing V-22 Osprey, una aeronave militar polivalente catalogada como convertiplano o avión de rotores basculantes. También fue aquí donde los ingenieros de Pioneer Aerospace probaron el año pasado el paracaídas del MSL, el más largo construido para un vuelo extraterrestre hasta el momento. Incluso se ha utilizado para perfeccionar el diseño de las palas de gigantescas turbinas de viento destinadas a producir electricidad a partir de energía eólica. Toda una hazaña teniendo en cuenta que una sola de estas turbinas puede pesar 7.000 kilogramos.

A principios de 2010, un equipo de ingenieros del Laboratorio Nacional estadounidense Lawrence Livermore propuso darle a esta instalación un uso poco común: estudiar la resistencia aerodinámica que experimentan los grandes tráileres destinados al transporte de mercancías. No en vano, de toda la energía que consumen estos gigantescos camiones de hasta 16 metros de longitud, el 50% se destina a vencer la resistencia del aire. Reduciendo ese gasto en un 12% se evitaría la emisión de 36 millones de toneladas de dióxido de carbono solo en Estados Unidos. Una estrategia para combatir el cambio climático que solamente se podía llevar a cabo con ayuda del túnel de viento más grande del planeta.

EL DATO

El túnel aerodinámico del Centro Ames utiliza motores de más de 22.000 caballos de potencia que hacen girar 6 ventiladores con 15 aspas de 12 metros de longitud. Esto produce un flujo de aire que alcanza hasta 190 kilómetros/hora, una velocidad equivalente a la de un huracán de categoría 3.

Etiquetas