Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud

Recomiendan a los pacientes cardiacos y renales seguir tomando su medicación ante los bulos sobre el coronavirus

Al parecer, circulan informaciones falsas que apuntan que este tipo de medicamentos hace más susceptibles al virus a los pacientes.

Se trata de una medida preventiva a nivel europeo
Dejar de tomar estos medicamentos puede ser más peligroso para la salud de los pacientes que el contagio del coronavirus, apuntan los expertos.
HA

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Miami (Estados Unidos), y publicado en la revista 'American Heart Association Hypertension', ha recomendado a los pacientes cardiacos y renales seguir tomando su medicación durante la pandemia por el Covid-19.

Y es que, tal y como han alertado los expertos, se están publicando informaciones inexactas e, incluso, "potencialmente letales" como, por ejemplo que los pacientes que toman bloqueadores del sistema renina-angiotensina (RAS), particularmente los bloqueadores de los receptores tipo 1 de angiotensina II (BRA), pueden ser más susceptibles al virus.

Sin embargo, los investigadores han asegurado que hay "poca evidencia creíble o consistente" para respaldar esta preocupación, señalado que renunciar a estos medicamentos importantes aumentaría drásticamente los riesgos para la salud de cientos de millones de pacientes con hipertensión, insuficiencia cardiaca congestiva y enfermedad renal crónica. "Lo único que podemos concluir definitivamente, con base en todos los datos conocidos, es que no hay evidencia creíble de que los BRA aumenten la susceptibilidad a Covid-19", han detallado los investigadores, quienes han revisado todos datos disponibles para determinar si los BRA presentan algún riesgo significativo.

Si bien estas no son pruebas creíbles de que los BRA aumentan el riesgo de Covid-19, los expertos sí han reconocido que existen "claros peligros" para los pacientes que dejan de tomar sus medicamentos, ya que podría causar la desestabilización del control de la presión arterial y la descompensación de los pacientes con insuficiencia cardiaca, lo que provocaría un aumento brusco de los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, así como un empeoramiento de la insuficiencia renal.

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios