Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud

La epidemia de la heroína en la España de los 80 "es imposible" que se repita

"Es imposible" que el escenario que vivió España en la década de los 80 por el consumo tan extendido de la heroína se vuelva a repetir gracias a diversos factores entre los que se encuentra que la población no baja la guardia en cuanto al peligro de esta droga.

Menos del 1% de la población admite que haya consumo heroína alguna vez en su vida.
Menos del 1% de la población admite que haya consumo heroína alguna vez en su vida.
Freepik

Así lo constata la investigación "Opioides en España. Ni repunte de heroína ni crisis de opioides a la americana", dirigida por el psicólogo social de la asociación Episteme David Pere Martínez, que analiza el consumo de heroína y otros opiáceos en España y concluye que no ha aumentado el consumo de esta droga en el país.

En el estudio presentado este miércoles, Martínez profundiza en las razones por las que podría haberse instaurado la creencia de un repunte del consumo de la heroína en España como ha ocurrido en Estados Unidos.

Los últimos datos disponibles que recoge el informe y que son de 2017 muestran que no existe tal repunte: solo el 0,6% de la población la ha consumido una vez en la vida, el 0,1% lo ha hecho en los últimos doce meses, el mismo porcentaje que asegura haberlo hecho en el último mes.

Tampoco se ha incrementado el número de personas que han sido atendidas en Urgencias en relación a esta droga, de hecho, de todos los pacientes que han acudido a este servicio por problemas de drogas, el 9% lo ha hecho por la heroína, frente al 56,1 % que lo hizo en 1996.

También descarta la investigación que el fenómeno de los narcopisos signifique un aumento del consumo, ya que, el investigador ha sostenido que son el reflejo de cómo la oferta de drogas aprovecha el "conflicto urbano" de la vivienda para apropiarse de edificios abandonados que son propiedad de empresas de inversión inmobiliaria.

Sí hay más visibilidad de las personas consumidoras de heroína porque a los consumidores "en activo" se han sumado dos colectivos como los excarcelados y aquellos que han recaído: dos grupos que "han vuelto a los contextos marginales y a frecuentar los recursos de las drogodependencias".

"El escenario de los 80 es imposible que se vuelva a repetir", ha abundado el investigador y es que hay un "orden social" que imposibilita que esta droga se banalice.

Según el informe, algo más del 98% de los españoles es consciente de los problemas y el peligro que acarrea esta sustancia.

El informe también analiza el consumo, sin prescripción médica, de fármacos opioides como el fentanilo, una sustancia que es, entre 50 y 100 veces más analgésica que la heroína, y que considera minoritario.

El 96% de las personas que consume estos fármacos los ha conseguido por prescripción médica y el 4% restante lo adquiere por internet sin receta.

No obstante, el estudio abunda en que España está protegida de cualquier crisis de inminente de opioides gracias al Sistema Nacional de Salud que restringe su uso porque sólo el médico los puede recetar.

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios