Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud

Consiguen devolver la función de las manos y brazos a 13 adultos con parálisis

Los jóvenes recuperaron la movilidad gracias a una transferencia de nervios, que permite la reanimación directa del músculo paralizado en sí.

El 62% de los españoles estaría dispuesto a ser operado por un robot siempre que esté bajo supervisión "constante" de un médico.
Todos los jóvenes se sometieron al mismo tipo de cirugía
Pixabay

Un equipo de cirujanos australianos han conseguido restaurar la función completa de las manos y la extensión del codo a 13 adultos jóvenes con tetraplejia (parálisis completa de los miembros superiores e inferiores), gracias a una nueva técnica basada en la transferencia de nervios, que conecta los nervios funcionales con los nervios lesionados para restablecer el poder en los músculos paralizados.

Ahora pueden realizar tareas cotidianas de forma independiente, como alimentarse, cepillarse los dientes y el cabello, maquillarse, escribir, manejar dinero y tarjetas de crédito y usar herramientas y dispositivos electrónicos. Aunque han tenido que pasar dos años para conseguir este progreso, informan desde el Austin Health en Melbourne, Australia.

Durante la cirugía conectaron los nervios funcionales por encima de la lesión de la columna vertebral a los nervios paralizados por debajo de la lesión. Dos años después de la cirugía, y tras una terapia física intensiva, los participantes pudieron estirar el brazo y abrir la mano para recoger y manipular objetos. La restauración de la extensión del codo mejoró su capacidad para impulsar su silla de ruedas y para transferirla a la cama o al automóvil.

Los hallazgos, que han sido publicado en 'The Lancet', sugieren que las transferencias de nervios pueden lograr mejoras funcionales similares a las transferencias de tendones tradicionales, con el beneficio de incisiones más pequeñas y tiempos de inmovilización más cortos después de la cirugía.

En 10 participantes, las transferencias de nervios se combinaron de forma única con las transferencias de tendones, lo que permite realizar diferentes estilos de reconstrucción en cada mano y permite a los participantes beneficiarse de las fortalezas innatas de las transferencias de tendones y nervios. Las transferencias de nervios restauraron un movimiento más natural y un control del motor más fino en una mano, y las transferencias de tendones restauraron más potencia y capacidad de levantamiento de pesas en la otra mano.

Aunque solo es un pequeño estudio, los investigadores dicen que es una opción quirúrgica segura y confiable para las personas que viven con tetraplejia. Sin embargo, cuatro transferencias de nervios fallaron en tres participantes y los autores concluyeron que se necesitarán más investigaciones para determinar qué personas son las mejores candidatas.

"Para las personas con tetraplejia, la mejora en la función de la mano es el objetivo más importante. Creemos que la cirugía de transferencia de nervios ofrece una opción nueva y emocionante, que ofrece a las personas con parálisis la posibilidad de recuperar las funciones de los brazos y las manos para realizar las tareas diarias, y les brinda mayor independencia y la capacidad de participar más fácilmente en la vida familiar y laboral", ha explicado la doctora Natasha van Zyl de Austin Health en Melbourne, Australia, quien dirigió la investigación.

"Además, hemos demostrado que las transferencias de nervios pueden combinarse con éxito con las técnicas tradicionales de transferencia de tendones para maximizar los beneficios. Cuando se recuperó el agarre y la compresión utilizando transferencias de nervios en una mano y transferencias de tendones en la otra, los participantes informaron constantemente que les gustaron ambas manos", ha añadido. 

Mejor movimiento y menor rehabilitación

Tradicionalmente, la función de la extremidad superior se ha reconstruido mediante una cirugía de transferencia de tendón, durante la cual los músculos que aún funcionan, pero que están diseñados para otra función, se reubican quirúrgicamente para realizar el trabajo de los músculos paralizados.

Por el contrario, las transferencias nerviosas permiten la reanimación directa del músculo paralizado en sí. Además, las transferencias de nervios pueden volver a reanimar más de un músculo a la vez, tener un período de inmovilización más corto después de la cirugía (10 días en un cabestrillo frente a 6-12 semanas en una abrazadera para una transferencia de nervios para la extensión del codo), y evitar los problemas técnicos asociados con la cirugía de transferencia de tendones, que incluyen la tensión del tendón durante la cirugía y el posible fallo mecánico (estiramiento o ruptura) después de la cirugía

A pesar de estos logros, la cirugía de transferencia de nervios todavía tiene algunas limitaciones. Para obtener los mejores resultados, lo ideal es que las transferencias de nervios se realicen dentro de los 6 a 12 meses de la lesión. Además, pueden pasar meses después de que ocurra la transferencia de nervios para que se produzca un nuevo crecimiento de nervios en el músculo paralizado y para que se vea un nuevo movimiento, y años hasta que se logre la fuerza total.

Ver otras noticias de salud 

Etiquetas
Comentarios