Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud sexual

Aumenta el uso de anticonceptivos entre las aragonesas: hasta el 56% de entre 18 y 55 años

La Sociedad Española de Contracepción recomienda el “doble método” (hormonal y de barrera), que evita a la vez un embarazo no deseado y las infecciones de transmisión sexual.

El uso de anticonceptivos orales durante la gestación no causa problemas congénitos
El uso de anticonceptivos hormonales se ha igualado al de métodos barrera como el preservativo.
HA

El uso de métodos anticonceptivos ha aumentado en Aragón durante la última década. Según los datos de la encuesta de Fecundidad difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de 1999, el 50,2% de las mujeres de entre 18 y 55 utilizaban métodos anticonceptivos, una cifra que actualmente alcanza el 56,5%. Si se observa por edades, son las más jóvenes las que hacen un mayor uso de las medida. El 73,42% de ellas utilizan métodos de contracepción, mientras que el 13,6% asegura que todavía no han mantenido relaciones sexuales, por lo que solo un porcentaje muy reducido (poco más del 10%) no estarían tomando las precauciones adecuadas. Este 10% también englobaría a aquellas que están embarazadas o lo están intentando.  

Entre los 30 y 39 años, producto de una mayor intención de embarazo, el porcentaje de mujeres que utiliza métodos anticonceptivos se sitúa en el 61,87%. Esta cifra desciende hasta el 60,53% entre aquellas con 40 y 49 años y se diluye al 20,83% cuando se supera esta barrera. La aparición de la menopausia es la clave. Según los diversos estudios, esta ocurre entre los 45 y los 55 años; siendo a partir de los 50 la edad más común. “En nuestra comunidad se produjo un punto de inflexión con la puesta en marcha del 'Programa de anticoncepción en Aragón'. Hasta ese momento cada sector sanitario tenía una forma diferente de afrontar la asistencia anticonceptiva (protocolos, prestaciones, etc). A partir de entonces se han unificado estas pautas”, explica José Vicente González, presidente de la Sociedad Aragonesa de Anticoncepción.

En 2016 se estableció el papel que debe llevar a cabo el personal sanitario implicado en la salud sexual, se han unificado los criterios de los consejos anticonceptivos, de los circuitos de derivación y los controles y pautas de seguimiento. Asimismo, se ha ampliado la oferta de métodos financiados. A los existentes (determinadas píldoras anticonceptivas, vasectomía y ligadura de trompas), se han sumado todos los de larga duración como los implantes y el DIU.

Aún así, Aragón no se encuentra entre las comunidades con mayor uso de anticonceptivos, aunque que está por encima de la media nacional. Las comunidades en las que más se utilizan medidas de contracepción son Canarias (60,14%) y Cantabria (60,89%). En el lado opuesto están Castilla-La Mancha (52,55%) y la Comunidad Valenciana (52,57%). Hay que señalar que todavía existe un grupo de población que mantiene relaciones sin usar los métodos adecuados, debido a ello se ha producido un aumento de las enfermedades de transmisión sexual, especialmente frecuentes entre los hombres. “No hay una explicación a esta circunstancia que no sea una falta de educación sexual, que condiciona la práctica de situaciones de riesgo”, puntualiza González.

¿Cuáles son los métodos más comunes?

La encuesta de fecundidad pone de relieve que los métodos hormonales (como la píldora, el parche, el anillo y algunos tipos de DIU) son, junto a los de barrera (preservativos y condones masculinos), los más habituales. En concreto, concentran el 80% de la contracepción. El resto se dividen entre los quirúrgicos como las ligaduras de trompas o las vasectomías (11,49%), el DIU de cobre (3,02%) y otros (3,59%).

Estas costumbres han variado ligeramente en la última década. En 1999, lo más usual era la utilización del condón, por más de la mitad de aquellos que utilizaban métodos anticonceptivos. Seguidamente se encontraban los hormonales (18%) y las ligaduras de trompas o vasectomías (17,3%). El resto corresponde al DIU de cobre (9%), el 'coitus interruptus (1,67%), la temperatura basal (0,5%) y otros (1%). “Han quedado relegados casi a una frecuencia anecdótica los métodos naturales como el método ogino (que se centra en evitar tener relaciones sexuales durante los días etiquetados como fértiles), la temperatura basal, etc.”, recalca González.

Las menores de 30 años prefieren los anticonceptivos hormonales al preservativo

El auge de los métodos hormonales, aparte de un cambio en la mentalidad de la sociedad, se pueden deber a una mayor oferta. Desde 1999 se han incluido nuevos contraceptivos de este tipo como el parche, el anillo vaginal o el implante, cuya venta en las farmacias españolas comenzó a principios del siglo XXI. De hecho, entre las menores de 30 años es más común el uso de estos métodos hormonales que los preservativos. Por su parte, los DIU de cobre solo se utilizan a partir de los 40 años y el mayor volumen de contracepción quirúrgica se da entre los 40 y 49 años (13,40%), igualándose al uso de las hormonas (18,8%).

La elección de un método u otro depende de cada mujer, e incluso, puede que sus necesidades cambien a lo largo de la vida. “No existe el método anticonceptivo ideal”, puntualiza el ginecólogo, al mismo tiempo que explica que algunos ofrecen efectos beneficiosos para la salud de la mujer con independencia de su objetivo anticonceptivo. La mejora del dolor durante la menstruación, una menor cantidad del sangrado en estos periodos y protección frente a ciertas enfermedades como es el cáncer de ovario o de endometrio son algunos de los ejemplos.

El doble método: la solución más segura

Teniendo en cuenta estas cuestiones y valorando tanto la salud sexual como la protección contra embarazos no deseados; la Sociedad Española de Contracepción recomienza el uso del doble método. “El mejor consejo es recomendar el uso conjunto del preservativo (que previene de las enfermedades de transmisión sexual) y de un método más eficaz (como las pastillas, el DIU o el parche) contra los embarazos. De este modo se mantendrán relaciones sexuales seguras evitando a la vez un embarazo no deseado y las conocidas como ETS”, destaca González.

Etiquetas
Comentarios