Salud

Heraldo Saludable

salud

Los olores agradables pueden disminuir el deseo de fumar

Un estudio ha evaluado algunas técnicas que pueden ser una estrategia efectiva para dejar de fumar.

Cajetilla de cigarrillos.

Inhalar deliberadamente un aroma agradable puede ser suficiente para reducir el impulso de encenderse un cigarrillo, al menos temporalmente, y podría usarse como parte de una estrategia efectiva para dejar de fumar, según una investigación publicada por la American Psychological Association.

"A pesar de las tasas de recaída decepcionantes, ha habido pocos enfoques nuevos para dejar de fumar en general y para aliviar el deseo de fumar en particular. Usar olores agradables para interrumpir las rutinas de fumar ofrecería un método distinto y novedoso para reducir los antojos, y nuestros resultados a este fin son prometedores", explica el autor principal, Michael Sayette, de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos).

En un trabajo publicado en la revista 'Journal of Annormal Psychology', los investigadores reclutaron a 232 fumadores, de 18 a 55 años de edad, que no estaban tratando de dejar de fumar en ese momento y no estaban usando ningún otro sistema de administración de nicotina, como goma de mascar o vapor. Se les pidió que no fumaran durante ocho horas antes del experimento y se les pidió que trajeran un paquete de sus cigarrillos preferidos y un encendedor.

A su llegada, las personas primero olieron y clasificaron una serie de olores diferentes que generalmente se consideran agradables (por ejemplo, chocolate, manzana, menta, limón o vainilla), así como un olor químico desagradable, tabaco de la marca preferida de cigarrillos del participante y un olor en blanco (sin olor). Luego se les pidió que encendieran un cigarrillo y lo sostuvieran en sus manos, pero no que lo fumaran. Después de 10 segundos, los participantes calificaron verbalmente su deseo de fumar en una escala del 1 al 100 antes de apagar el cigarrillo y ponerlo en un cenicero.

Los participantes abrieron un recipiente que contenía el aroma que ellos habían calificado como el más placentero, el olor a tabaco o sin olor, y lo olfatearon una vez más antes de calificar su deseo de fumar. Continuaron olfateando el recipiente que les fue dado durante los siguientes cinco minutos, calificando su impulso de fumar cada 60 segundos.

La puntuación media de antojo justo después de encender el cigarrillo fue de 82,13. Independientemente del olor que olían, todos los participantes experimentaron una disminución en el impulso de fumar después de oler el recipiente, pero las puntuaciones para aquellos que olieron olores agradables cayeron significativamente más (19,3 puntos) que para aquellos que olieron tabaco (11,7 puntos) o recibieron el espacio en blanco (11,2 puntos).

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios