Salud

Heraldo Saludable

Descubren unas células que predicen la evolución del cáncer de mama más agresivo

El trabajo abre la puerta a estudiar nuevas vías para reforzar los tratamientos existentes y los que están en fase de ensayo.

El lazo rosa es el símbolo de la lucha contra el cáncer de mama.

Investigadores españoles han descubierto un tipo de células inmunitarias que predicen la respuesta al tratamiento de las pacientes con el cáncer de mama más agresivo.

La investigación, que publica la revista 'Clinical Cancer Research', ha certificado la importancia de estas células, un tipo concreto de linfocito, en el éxito de los tratamientos antitumorales en pacientes con cáncer de mama HER2 positivo.

El trabajo abre la puerta a estudiar nuevas vías para reforzar los tratamientos existentes y los que están en fase de ensayo, como la posibilidad de hacer un trasplante de estas células inmunitarias de pacientes sanos a enfermos con cáncer.

Con esta investigación, los médicos han confirmado que las pacientes con cáncer HER2 positivo tienen más opciones de obtener una respuesta completa al tratamiento si los tumores presentan niveles altos de un tipo concreto de linfocito, las llamadas 'células asesinas naturales', en inglés Natural Killer cells (NK).

El estudio lo han liderado investigadores del Hospital del Mar, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y de la Universidad Pompeu Fabra, con la colaboración de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid y del Hospital Clínico de Valencia, así como del Institut de Recerca en Biomedicina (IRB) de Barcelona.

Los investigadores han usado muestras de más de un centenar de pacientes con cáncer de mama HER2 positivo y han demostrado la relación entre el número de linfocitos NK y la respuesta al tratamiento, lo que indica la posible participación del sistema inmunitario en la acción antitumoral de estos fármacos.

"El anticuerpo monoclonal hace de puente entre la célula tumoral HER2 positiva y la célula NK, que, a través de esta unión, perfora las células tumorales e introduce material citotóxico que la destruye", ha detallado el jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar y director del Programa de investigación en cáncer del IMIM, Joan Albanell.

"Lo que hemos evidenciado es que hay una asociación entre la presencia de linfocitos NK y la eliminación completa de los tumores durante el tratamiento con anticuerpos terapéuticos específicos de HER2. Hay tumores en los que no se detectan linfocitos NK y, en estos casos, las respuestas al tratamiento son parciales o inexistentes", ha añadido la investigadora Aura Muntasell.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han desarrollado una técnica que les ha permitido visualizar y cuantificar el número de células NK en los tumores.

Ahora estudian la posibilidad de hacer un trasplante de células NK de pacientes sanos a aquellos con cáncer o llevar a cabo terapia celular con estos linfocitos para obtener una mejor respuesta.

Cada año se diagnostican cerca de 28.000 casos de cáncer de mama en España, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), 4.600 de ellos en Cataluña, según el Departamento de Salud, de los que entre un 15 y un 20 % son del tipo HER2 positivo, que es el que cursa con una clínica más agresiva.

Etiquetas
Comentarios