Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

¿Cómo afrontar el duelo?

Este proceso es fundamental para aprender a vivir con la ausencia.

Hacer frente al proceso del duelo es fundamental para conectarse a la nueva realidad.
Hacer frente al proceso del duelo es fundamental para conectarse a la nueva realidad.
iStock

Cuando se produce el fallecimiento de un ser querido, el dolor se manifiesta de forma contundente. Hacer frente al proceso del duelo es fundamental para conectarse a la nueva realidad y aprender a vivir con la ausencia. "El duelo se inicia cuando se es consciente de la pérdida. Esto puede producirse antes del fallecimiento, en el caso de una larga enfermedad, o mucho tiempo después, si quien ha de afrontarlo tarda en asumir lo ocurrido", explica la psicóloga de apoyo al duelo Nuria Javaloyes.

"Todos los seres humanos necesitamos estar vinculados desde el nacimiento –indica Javaloyes–. Lo hacemos con nuestros seres queridos y, cuando alguien fallece, esa relación se rompe y se tiene que transformar, por eso duele tanto. La parte más difícil es aprender a volver a vivir con ese vínculo que ya no está".

En el caso de un fallecimiento anunciado, Javaloyes apunta: "Si nos ha permitido ser conscientes de la pérdida y se ha podido hacer el duelo de manera anticipada, la muerte se lleva mejor. A veces, aunque el desenlace se conozca, como en el caso de un enfermo terminal de cáncer, no se es consciente. Incluso, en algunas ocasiones, el duelo se produce tiempo después", señala.

En cuanto a las emociones más comunes que se experimentan durante este difícil momento,  la especialista subraya: "Los psicólogos hablamos de cinco básicas y, dentro de ellas –alegría, amor o ternura, rabia, miedo y tristeza–, sobre todo, las dos que predominan son la rabia y la tristeza. La culpa, que es la combinación de ambas, también aparece", explica la experta.

A finales de la década de 1960, la psiquiatra Elisabeth Kübler describió, por primera vez, las distintas etapas por las que transita una persona en duelo. Este revolucionario modelo para categorizar los diferentes estadios tras la pérdida ha quedado, en parte, obsoleto. "Ya no hablamos de fases. Ahora lo hacemos de tareas", propone Javaloyes. "Son cuatro: de trauma–choque, que está relacionada con cómo nos manejamos con el hecho; de protección–negación, que tiene que ver con cómo utilizamos las estrategias para guarecernos del dolor; de integración–conexión, que hace referencia a la aceptación de que el ser querido ya no está y es el principio de la tristeza; y la de crecimiento y transformación", indica la especialista. "Estas tareas emocionales no son como las fases, no se dan consecutivamente. Desde el primer momento pueden superponerse o coexistir al mismo tiempo", precisa.

Cómo ayudar en el proceso

"La sociedad sabe muy poco de duelo. Todas las orientaciones y recomendaciones que le damos a alguien –‘ponte a trabajar pronto’, ‘deja de llorar’, ‘él no querría que estuvieras así’...– no solo no ayudan, sino que pueden provocar daño", aclara la especialista. "Para asistir a alguien que está viviendo esta situación, debemos entender que la tristeza es fundamental para procesar el duelo. Lo recomendable es que el acompañamiento sea permisivo con el dolor –aconseja Javaloyes–. Los mensajes como ‘pasa página’, ‘deja de hablar de eso’, ‘no llores’ o ‘para de pensar’ van en contra de quienes están sufriendo. Además, la palabra ‘superación’ tampoco es la más correcta. Se trata de aprender a vivir con".

Aprender a vivir con cicatrices

"Se puede seguir amando, queriendo y manteniendo la ilusión, pero con el hueco de esa persona para siempre dentro", señala la especialista. "La metáfora que utilizamos en muchas ocasiones es la de la herida –prosigue–. Se trata de un daño profundísimo que se abre cuando se produce la muerte de alguien a quien queremos". "En una ocasión, un viudo me dijo: 'Lo mío no es una cicatriz, yo he perdido medio cuerpo'. La pregunta que le hice fue: '¿Y puedes aprender a vivir con solo medio cuerpo?'. En mi experiencia, la respuesta es un sí", concluye Javaloyes.

- Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios