Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

¿Preocupados porque vuestro hijo aún moja la cama todas las noches?

En muchas ocasiones, la enuresis infantil está motivada por causas hereditarias, en otros casos, tiene relación con ritmos de sueño alterados o falta de control de esfínteres.

La enuresis afecta a miles de niños en toda España.
La enuresis afecta a miles de niños en toda España.
Pixabay

Todas las mañanas, cuando Miguel se levanta para ir al colegio, su cama está mojada. El pequeño, que acaba de cumplir seis años, se levanta, se quita el pañal, mete el pijama en la lavadora y le cuenta a sus papás que otra vez se ha "escapado el pipí". Esta situación la viven diariamente miles de familias en todo el mundo. Es lo que se conoce con el nombre de enuresis infantil, una emisión repetida de orina en la cama o en la ropa, de forma involuntaria, no intencionada.

Un problema que en España lo sufren medio millón de niños, de los cuales un 3% tiene más de 16 años, lo que supone un problema que genera grandes secuelas para los afectados que, en un porcentaje muy alto de casos, casi el 80%, no recibe el tratamiento adecuado

Para los especialistas, la edad en la que esto se considera que es un problema es cuando se cumple cinco años en el caso de las niñas, o seis en el de los niños. No obstante, se trata de edades aproximadas ya que la madurez orgánica para el control de esfínteres varía considerablemente en función de los más pequeños. 

Niños y padres se cansan de esta situación y, en numerosas ocasiones, los más pequeños ven como su expectativa de controlar el pis dura apenas unos días y luego vuelve a repetirse.

En este artículo os mostramos algunas posibles causas de los escapes nocturnos. 

Los niños toman muchos líquidos por la noche, antes de acostarse. Todavía no han aprendido a relacionar el llenado de la vejiga urinaria con la necesidad de orinar. Los músculos de los esfínteres no están suficientemente fuertes.  Pueden tener un origen hereditario. Alguno de sus padres padeció enuresis y esto hace que los hijos tengan una gran predisposición a padecerlo. Los pequeños pueden tener ritmos del sueño alterados y les cuesta despertarse para ir a orinar.Ante estas situaciones os ofrecemos una serie de consejos para hacer más llevadero el problema:

No enfadarse nunca con el niño que sufre este problema. Él no es consciente de lo que pasa, es un acto involuntario y no se le puede responsabilizar directamente de los escapes.  No hay que castigarlo ni burlarse del niño por orinarse, porque esto aumentará su inseguridad y agravará el problema. Evitar la ingesta de refrescos de cola o que tengan cafeína, a partir de las 19.00, para reducir producción de líquido. Animarles a hacer pis siempre antes de acostarse.No levantarles nunca por la noche. Quitar poco a poco los pañales, ya que si los siguen llevando, el niño se despreocupará y no creará el mecanismo de despertarse cuando sienta ganas de ir al baño. Hay que evitar proteger extremadamente al niño. El niño con enuresis debe ser consciente de su problema y  enfrentarse a él.

Etiquetas
Comentarios