Salud

Heraldo Saludable

Otra moda del 'sin'

Comer como un celiaco se ha convertido en una nueva tendencia, por ese afán de creerse más sanos. Además de no ser cierto, banaliza la enfermedad.

El 30% de los estadounidenses ha dejado de c
Otra moda del 'sin'

Todo comenzó por el tenista serbio Novak Djokovic. "Había descendido mucho en su rendimiento, tenía sintomatología digestiva, y, de repente, comienza a rendir más, a volver a los primeros puestos de la clasificación. En una entrevista explica que está mejor, sin problemas estomacales, ni diarreas... desde que le habían quitado el gluten por diagnosticarle una Enfermedad Celíaca", explica Marilourdes de Torres Aured, responsable de la Unidad Funcional de Dietética y Nutrición. H. U. Miguel Servet. "Algún 'listo' pensó que si este deportista estaba delgado pero tan fuerte que se ponía el primero es porque el gluten es nocivo, comenzaron las dietas sin gluten para los no celíacos... y así nació el error. Djokovic estaba debilitado por su enfermedad no tratada. En cuanto su organismo se recuperó, él subió en la clasificación". A partir de ahí se extendió la creencia de que seguir una dieta sin esta proteína vegetal presente en cereales como el trigo, la cebada o el centeno es lo mejor para la salud; y no tardaron en aparecer en los supermercados alimentos con etiquetas en las que se destacaban las palabras 'sin gluten' no solo como advertencia necesaria para los celíacos sino como sinónimo de vida saludable.

Para una persona celíaca, o con algún tipo de alergia al gluten, su ingesta es perjudicial porque afecta a la mucosa intestinal y sufre síntomas como dolor abdominal, hinchazón, vómitos, diarrea, erupciones cutáneas y pérdida de peso. Para ellos, prescindir de esta proteína en su alimentación es una necesidad vital, aunque éste no es el motivo que ha llevado a personas como Victoria Beckham, Lady Gaga, Taylor Swift, Kim Kardashian o Ryan Gosling a prescindir del gluten. Los famosos dicen que esta ausencia les proporciona energía, les ayuda a perder peso y se sienten más sanos en general. Eso es lo que dicen y creen, pero lo cierto es que no hay ninguna evidencia médica de que sea verdad. "No tenemos pruebas de que la dieta sin gluten sea ni más saludable ni menos para un no celíaco, porque llevar una dieta saludable tiene más que ver con un estilo de vida y alimentación saludable que con el contenido de gluten en ésta", apunta Noelia Panillo, dietista de la Asociación Celíaca Aragonesa, para quien "la dieta sin gluten no es más saludable si tu estilo de vida no es saludable... lo que ocurre es que mucha gente deja de comer comida con gluten como bollería, fritos, salsas, etc... y lo sustituye por alimentos como fruta, verdura, carnes y pescados cocinados de forma sencilla y con el tiempo empieza a encontrarse mucho mejor, pero no es por la ausencia de gluten sino porque lleva una dieta más adecuada".

Dietistas y nutricionistas advierten de manera reiterada sobre la inutilidad de seguir una dieta sin gluten, pero sus advertencias poco pueden hacer contra las recetas de las estrellas. La cantante Miley Cyrus recomienda la dieta a todo el mundo porque produce "unos cambios impresionantes en la piel y en tu salud física y mental"; Gwyneth Paltrow lo aconseja "encarecidamente a cualquiera que quiera sentirse mejor o perder peso" y en las revistas del corazón se elogia la figura de Jessica Alba y se desvelan los secretos de su alimentación, en la que, por supuesto, no figura la maldita proteína vegetal. "Hemos de partir de la base que en los temas de alimentación nunca se debe hablar de modas, ya que la alimentación es una de las necesidades básicas que debe cubrir el ser humano -indica Marilourdes de Torres-. En ocasiones las investigaciones sobre algunos nutrientes nos modifican recomendaciones o criterios, pero solo debemos hacernos eco de ellas cuando están basadas en evidencia científica. No es el caso de suprimir el gluten o la lactosa de la dieta equilibrada, variada, sabrosa y sostenible, si no existe un diagnóstico clínico fundamentado en pruebas que lo confirmen". Y va más allá, porque retirar el gluten de nuestra alimentación sin padecer la enfermedad celíaca, "es una barbaridad de las muchas que se ven en Google. Eso sí que es una moda sin ningún fundamento porque al quitar el gluten sin necesidad se deja de ingerir una proteína que, aún no siendo de alto valor biológico, es uno de los elementos que, además de aportar algunos aminoácidos, hace que la masa del pan sea elástica durante la transformación".

BANALIZACIÓN

Noelia Panillo hace hincapié en cómo ésta moda está banalizando la enfermedad, hasta el punto de que a quienes siguen la dieta por motivos de salud no se los toma en serio, y "se está instaurando la creencia de que la dieta sin gluten es fácil de hacer, que podemos comer en cualquier lugar y casi cualquier cosa, porque quienes la siguen sin motivo y sin ser celíacos no son estrictos al 100%. No tienen en cuenta las trazas en los alimentos, no tienen en cuenta la contaminación cruzada por gluten en los establecimientos. Ser celíaco, y hacer bien el único tratamiento de que disponemos (sin gluten), implica estar siempre alerta con lo que se come, elegir adecuadamente alimentos, marcas, lugares seguros, y lo que es más difícil aún, renunciar a todo esto en el caso de no encontrarlos".

Luego está esa otra idea tan extendida de que los productos con la etiqueta 'sin' en general o 'sin gluten' son percibidos por los consumidores como alimentos más saludables. Es aquí donde se oculta una de las trampas en las que caen los seguidores de las dietas sin gluten. Atraídos por el reclamo del 'sin', no se ve que esta etiqueta se ha extendido a productos como bollería industrial, gominolas, bebidas alcohólicas, refrescos, postres lácteos o embutidos repletos de sustancias no demasiado recomendables que los amantes de la vida sana ingieren con el optimismo de quien piensa que al engullir una palmera de chocolate sin gluten está haciendo un favor a su cuerpo. Frente a ello, Marilourdes de Torres incide en que no debemos quitarnos ningún elemento de la Rueda de Alimentos, de no ser por intolerancia o por alergia. "Quitar el gluten no adelgaza ni es más saludable, solo que hay alimentos que empeoran la palatabilidad al quitar el gluten y por eso se dejan de comer. Y como decía Francisco Grande Covián, el padre de la dietética: “Lo que más adelgaza es lo que no se come, lo que se queda en el plato”".

Claves

- Uno de cada tres ciudadanos de Estados Unidos ha dejado de consumir gluten sin ser celíaco.

- Comer sin gluten está recomendado para personas con enfermedad celíaca o con alergias y diferentes sensibilidades a este producto. En el caso de los celíacos esta proteína les daña la mucosa del intestino delgado y les provoca síntomas como dolor abdominal, vómitos o erupciones cutáneas.

- El gluten no es malo para quien no sea celíaco y renunciar a él tampoco tiene beneficios. Se cree que el gluten podría reducir el riesgo de infarto y, en contra de lo que se piensa, prescindir de él puede conllevar un incremento de peso.

Etiquetas
Comentarios