Salud

Heraldo Saludable

"La endometriosis es una enfermedad que hay que tratar, no darle bajas"

Siendo una de las patologías más prevalentes en la mujer, es una enfermedad incapacitante todavía desconocida incluso para el colectivo médico, que insiste en la necesidad de investigar el dolor y las causas para poderla tratar.

Los síntomas fundamentalmente de la endometriosis son el dolor y la infertilidad.
Los síntomas fundamentalmente de la endometriosis son el dolor y la infertilidad.

La endometriosisuna enfermedad que produce una alteración anatómica de las trompas de Falopio y los ovarios, afecta a entre un 10 y un 15% de la población femenina en edad fértil, siendo una de las patologías más prevalentes en la mujer joven. "En algunas pacientes es asintomática y, a veces, la encontramos de forma accidental cuando operamos por otra cosa", explica en su visita a Zaragoza el doctor Javier de Santiago, jefe del Servicio de Ginecología de MD Anderson Cancer Center Madrid.

La enfermedad, en aquellos casos en los que los síntomas sí son manifiestos, suele cursar con dolor pélvico crónico -intenso durante las reglas-, dolor en las relaciones sexuales -con o sin relación con el ciclo menstrual- y molestias al orinar y al defecar. Además, los expertos alertan de que suele estar relacionada con la esterilidad. Pero a pesar de su prevalencia, la endometriosis sigue siendo una enfermedad todavía "desconocida" para la población en general, incluido el colectivo médico, que insiste en la necesidad de investigar su origen y las causas para poderla tratar. "El retraso en el diagnóstico es de muchos años y cuando se establece ya un dolor cronificado, es muy difícil de tratar. Esto tiene un impacto individual y social muy grande. Son pacientes que tienen que estar varios días de baja al mes y que se pasan años sin el tratamiento médico adecuado pasando por muchos médicos –internistas, de digestivo, urólogos...– que no piensan en la enfermedad", explica este ginecólogo.

A su juicio, la endometriosis "es una enfermedad que hay que tratarla, no darle bajas", ya que se trata de una patología benigna con un tratamiento que hace posible que la paciente experimente una mejoría sintomática y que pueda trabajar. Para ello, eso sí, hace falta "investigar tanto el tratamiento como las causas" y averiguar así si detrás de un caso de dismenorrea puede haber algo más que se pueda paliar para que la paciente haga vida normal.

"Necesitamos investigar el origen y las causas de la endometriosis, por qué se produce y por qué hay mujeres que la padecen y otras no. La gente piensa que el dolor con la regla es normal, y eso hay que investigarlo. Muchas veces está asociado a una enfermedad incapacitante que genera incomprensión y se atribuye al histerismo o al nerviosismo de la paciente... Y no. Cuando algo duele, duele, y eso hay que mirarlo", subraya el jefe del Servicio de Ginecología de MD Anderson Cancer Center Madrid.

Para no confundir los síntomas de la enfermedad, este especialista hace hincapié en que la menstruación no tiene por qué doler, "en el sentido de ser incapacitante y poder tener una vida normal", y si bien hay algunas dismenorreas que sí están relacionadas con la endometriosis, matiza que no todo el dolor de regla está asociado a esta enfermedad. "La endometriosis es algo que hay que buscar en pacientes que tienen un dolor de regla tan grande como para estar de baja", subraya.

Tratamientos para mejorar la calidad de vida de las pacientes

La elección del tratamiento adecuado es vital para mejorar la calidad de vida de las pacientes con endometriosis, si bien no siempre es igual para todos los casos. En muchas ocasiones -señalan los expertos- es necesario combinar varios métodos, siendo la cirugía una opción que cada vez cobra más protagonismo. Su abordaje, sin embargo, debe realizarse por un equipo de "profesionales entrenados y con experiencia", pues la enfermedad afecta a veces a varios órganos -como los ovarios, el intestino o la vejiga- y en mujeres jóvenes "hay que tratar de preservar la fertilidad para que estas pacientes puedan hacer realidad en el futuro su deseo de ser madres".

"Vemos muchas pacientes que vienen a consulta porque están operadas, pero no de forma adecuada... Operan médicos que no están acostumbrados a hacer cirugías complicadas y hacen cirugías parciales que no resuelven por completo el problema. A medida que vamos haciendo cirugías, hay más posibilidad de complicaciones, y la idea es tratar la endometriosis toda de una vez en el mismo acto operatorio", puntualiza.

Tras la operación, que debe ser realizada por un equipo bien entrenado, los expertos aseguran que "la tasa de satisfacción es muy alta"; y la posibilidad de recurrencia, "mucho menor" que si la paciente se somete a una cirugía inadecuada.

"El tratamiento les cambia la vida porque después de la operación pueden hacer una vida prácticamente normal. La endometriosis tiene un coste sanitario y social inimaginable. Los tratamientos no son baratos: el acudir al médico, las pruebas diagnósticas repetidas... Toda la asistencia a estas pacientes es muy cara, y socialmente son mujeres que sufren mucho porque su calidad de vida individual es mala; tienen un absentismo laboral muy alto; cuando trabajan, el rendimiento no es al 100% porque siguen estando molestas... Es una enfermedad mal entendida en este sentido que requiere, por tanto, más atención y mejores tratamientos", concluye este especialista del MD Anderson Cancer Center.

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios