Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Cinco consejos para cuidar la piel sensible

La exposición a los agentes externos debilita la piel (la del rostro en especial) pero se pueden reducir sus efectos con una serie de cuidados.

Es fundamental una rutina de limpieza e hidratación diaria si se sufre de piel sensible en el rostro.
Es fundamental una rutina de limpieza e hidratación diaria si se sufre de piel sensible en el rostro.
Freepik

Quienes sufren de piel sensible ven incrementados sus síntomas cuando se exponen a agentes externos, como la contaminación o el sol, además del estrés o la mala alimentación que también pueden provocar esta sensibilidad. El cuidado de la epidermis es fundamental para evitar el enrojecimiento, los salpullidos, los granos, las descamaciones y las demás afecciones que conlleva el tener la piel sensible. Por ello, siguiendo unas rutinas se puede lograr reducir y tratar estos efectos nocivos.

Rutina diaria de limpieza e hidratación: limpiar el rostro al menos dos veces al día, con un producto sin perfumes, ni esencia, ni alcohol. Este producto debe aplicarse sin frotar. Después, hidratarla con la crema adecuada. También es recomendable hidratar la piel del cuerpo después de cada ducha. Es recomendable emplear agua fría para la cara y tibia para el cuerpo, ya que la caliente deshidrata más la piel. Proteger del sol: los rayos del sol son uno de los principales responsables de la piel sensible, por lo que es importante utilizar cremas hidratantes que contengan protección, incluso en invierno. Cuidado con los cosméticos: para quienes sufren de piel sensible, es importante prestar atención a los ingredientes de los productos de belleza y cosméticos que se emplean. Para la piel sensible, mejor cuantos menos elementos contenga. Además es fundamental que no contengan perfumes, ni conservantes, ni alcohol... Remedios caseros: dos veces por semana, aplicar en el rostro avena orgánica y dejarla actuar durante 5-6 minutos. Después retirarla con agua fría. La avena contiene minerales y vitaminas que ayudan a hidratar la piel sensible. Otro remedio es una mascarilla de yogur natural que hay que aplicar al menos una vez por semana y dejar actuar entre 3 y 5 minutos. Evitar el estrés, la fatiga, las situaciones medioambientales extremas y las comidas especiadas: todos estos factores contribuyen a la irritación de las pieles sensibles, por lo que evitar exponerse a estas situaciones es fundamental para reducir los efectos. La hidratación constante es la gran aliada para sobrevivir a estas situaciones.Ir al suplemento de Salud.

Etiquetas
Comentarios