Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Más empresas tractoras

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 07/11/2022 A LAS 05:00
HOMENAJE A PACO BONO EN EL PATIO DE LA INFANTA DE ZARAGOZA / 04-11-2022 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
HOMENAJE A PACO BONO EN EL PATIO DE LA INFANTA DE ZARAGOZA
Francisco Jiménez

Conseguir que las empresas ganen tamaño es una de las recomendaciones que siempre se hacen a España cuando se habla de su déficit de competitividad. Lo he escuchado mil y una veces por boca de expertos que inciden en las ventajas que una dimensión adecuada genera a la hora de salir a todo tipo de mercados, especialmente fuera del país. Difícilmente lleguemos a ser como Alemania, que además de grandes multinacionales cuenta con empresas de tamaño medio que crean empleo y riqueza por rincones de toda su geografía y, a la vez, exportan en números nada desdeñables. Pero vale la pena aspirar a que nuestras pymes crezcan, de modo orgánico en primer lugar, pero también promoviendo fusiones y adquisiciones que requieren de empresarios con visión a largo plazo, incluso con ciertas dosis de generosidad. Porque eso es apostar por contar con un tejido productivo más fuerte. Eficaz. Determinante para mejorar nuestra balanza comercial.

Aragón, como ocurre en el conjunto de España, es tierra de pymes. En número de grandes empresas la comunidad autónoma está incluso por debajo de la media, de ahí que las pocas compañías que tienen tamaño, músculo y recursos en buenas proporciones se vean obligadas a ejercer como tractoras de las más pequeñas. Casi todas lo harán de modo habitual porque en ello les va el negocio (la mayoría de sus proveedores está cerca), pero no está de más reclamarles que vayan más allá y fortalezcan su compromiso con la tierra en la que trabajan.

Decía el pasado viernes Luisa Fernanda Rudi, expresidenta del Gobierno de Aragón, que durante su gestión en el Ejecutivo autonómico una de las acciones que se puso en marcha para hacer frente a la dura crisis económica que atravesábamos (gobernó entre 2011 y 2015) tenía que ver con la promoción del papel tractor que tenían las grandes compañías de la región para con las pymes. Esa fue una de las iniciativas que puso en marcha su entonces consejero de Economía Francisco Bono, la misma que le llevó a ella y a parte de su equipo a recorrer varias ciudades de España. Rudi rememoró, en el homenaje a Bono en el Patio de la Infanta de Ibercaja, cómo grandes compañías como Opel España (entonces en General Motors), BSH Electrodomésticos o Pikolin dieron en esos años un paso al frente para apoyar ese proyecto de la DGA.

La dotación económica del programa ‘Empresas tractoras’, impulsado a través de Aragón Exterior (Arex), era muy limitada, y en parte lo que hizo fue sistematizar acciones de promoción que hasta entonces se hacían de manera aislada. Pero involucrar a las grandes firmas locales (de capital aragonés o extranjero) en actuaciones que ayudaban a mejorar la expansión internacional de los negocios de las pymes de la comunidad autónoma era –y lo sería también hoy– una buena idea.

La internacionalización de las empresas españolas en general y de las aragonesas en particular ha ganado muchos enteros desde la crisis económica de 2008 y los años que le siguieron hasta hoy. La caída brutal de la demanda interna en aquellos años obligó a muchas compañías –grandes, medianas y pequeñas– a hacer un esfuerzo extra para compensar en los mercados exteriores lo que perdían dentro del país. Y ese camino que muchas iniciaron no ha tenido después vuelta atrás. Las exportaciones aragonesas, sin ir más lejos, se han diversificado de modo más que llamativo en los últimos diez o quince años. Si el valor de las ventas de los vehículos que se ensamblan en la fábrica de Figueruelas, hoy del grupo Stellantis, representaban cerca de la mitad del total de lo que se facturaba en países extranjeros desde aquí, ese porcentaje se ha reducido a un tercio por la apuesta exterior de productos agroalimentarios, de bienes de equipo y de otras mercancías.

Salir a vender fuera de España es hoy más fácil que antes para las empresas pequeñas, pero contar con el aval de las grandes para ese y otros empeños –como el impulso de su I+D+i– favorecerá siempre su crecimiento. En compañías con ese efecto tractor lo deberán tener siempre presente. Y necesitamos más.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión