Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Regadíos pendientes

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 21/09/2022 A LAS 05:00
regantes
Regadíos pendientes
Heraldo

La Comunidad de Regantes Compromiso del Ebro, formada por 54 agricultores de Caspe, ha solicitado subvenciones al Gobierno aragonés para invertir 18 millones para regar 1.200 hectáreas en la zona de Valdurrios. 

Más adelante se trabajará en extender el regadío a las otras 2.500 hectáreas que completan esta Comunidad de Regantes. El proyecto de Valdurrios se inició en 2001 y en esas futuras hectáreas regables deberá llevarse a cabo la concentración parcelaria.

Hasta no hace mucho tiempo, en este tipo de actuaciones la inversión de los agricultores promotores del regadío era del 50% y el otro 50% correspondía a la DGA. Incluso hubo actuaciones en las que el Gobierno aragonés invirtió el 70%. En julio pasado el Departamento de Agricultura hacía pública la tercera convocatoria destinada a la finalización de proyectos de regadío que llevaban años paralizados por falta de financiación. Esta convocatoria esta dotada de una cuantía de 21,3 millones de euros.

La vida del medio rural aragonés está ligada al regadío. Las 400.000 hectáreas de regadío en Aragón, sobre una superficie cultivada de dos millones de hectáreas, concentran el 70% de la producción agrícola. Ha sido el regadío el que ha determinado la distribución de la población. Así ha sido en las antiguas zonas regables y, en el presente, los grandes sistemas de riego –como Riegos del Alto Aragón o el Canal de Bardenas en las Cinco Villas– han sido piezas fundamentales para evitar que el territorio se convirtiera en un gran desierto humano.

La base del nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro para 2021-2027 incluyó proyectos de transformación en regadío, aunque fue también una decepción para quienes esperaban más. Entre los regadíos pendientes, se precisa poner el acento en los que sean más factibles y cuya conclusión se ha visto retrasada repetidamente. Además, las explotaciones de regadío, para ser rentables y competitivas, requieren mayor tamaño y una modernización de la tecnología y de los sistemas de riego.

Riegos del Alto Aragón dio un paso adelante en esa modernización, con los convenios de financiación de obras en Monegros por 82 millones, inversiones que alcanzarían a 12.000 hectáreas de 1.400 regantes. Una inversión que saldrá del bolsillo de los agricultores, que deben financiar el 50% de las obras y 25 años después de su finalización empezarán a pagar el resto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión