Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Proteger Zaporiyia

Por
  • EDITORIAL
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 29/08/2022 A LAS 05:00
Un aspecto de la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania.
Un aspecto de la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania.
Bai Xueqi / Xinhua News

Es urgente que, a pesar de estar batiéndose en una cruenta guerra, Ucrania y Rusia alcancen, con la mediación internacional que sea precisa, un acuerdo para garantizar la seguridad de la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa.

 El pacto conseguido hace pocas semanas para permitir las exportaciones de cereales demuestra que, si existe un mínimo de buena voluntad, sería posible dejar esas delicadas instalaciones al margen de la conflagración.

Hay que asumir que ninguno de los dos bandos pretenda provocar un escape radioactivo o un incidente todavía peor en la central nuclear. Tanto en Rusia como en Ucrania tienen muy presente el drama que supuso en 1986 el accidente de Chernóbil, cuyas secuelas todavía afectan a una extensa área, y no es probable que quieran volver a pasar por una experiencia similar. Un suceso catastrófico en Zaporiyia, como el que pueden provocar los combates o los bombardeos, tendría consecuencias muy graves en la propia Ucrania, pero alcanzaría también a territorio ruso, además probablemente de a otros muchos países. Los combatientes deberían por tanto abrirse a la posibilidad de un acuerdo. La situación actual es confusa y extremadamente peligrosa. Ambos bandos se acusan mutuamente de ataques temerarios, aunque es evidente la responsabilidad de Rusia, pues esta circunstancia no se hubiese dado de no haber tenido lugar la invasión. Pero no cabe esperar a una eventual derrota rusa para poner a salvo Zaporiyia. La visita de representantes de la Organización Internacional de la Energía Atómica pudiera ser el primer paso para ‘neutralizar’ la central nuclear y tanto la ONU como los gobiernos con influencia en Kiev o en Moscú deberían hacer lo posible para encauzar una negociación. Esta guerra injusta y terrible, provocada por la loca ambición de Putin, es de por sí suficientemente devastadora. Seguir corriendo el riesgo de añadirle una calamidad nuclear sería una locura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión