Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Un año de dominio talibán en Afganistán

Por
  • Abdul Naser Noorzad
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 16/08/2022 A LAS 05:00
Centinela talibán en Kabul.
Centinela talibán en Kabul.
Stringer / Efe

Uno de los eventos internacionales importantes en 2021 fue la toma de Afganistán por parte de los talibanes, que inició una nueva era en ese país. 

Aunque el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes se firmó el 29 de febrero de 2020 en Doha, la capital de Catar, 2021 fue decisivo en este sentido, porque sel grupo recuperó el control de Afganistán de la noche a la mañana tras la retirada de las fuerzas internacionales. Los talibanes capturaron muchas ciudades en Afganistán y finalmente tomaron el control de Kabul, la capital del país. Muchos funcionarios de alto rango, incluido el presidente Ashraf Ghani, huyeron del país. Varias personas murieron en el aeropuerto de Kabul cuando intentaban salir del país.

Esta fue la segunda vez que los talibanes tomaron el poder en Afganistán. El primer período de autoridad fue de 1996 a 2001 y terminó después de la invasión estadounidense en 2001. Estados Unidos llevó a cabo este ataque después del atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001, en el que los atacantes estuvieron presentes desde el entrenamiento hasta los refugios en Afganistán, que estaba bajo el dominio de los talibanes.

La misoginia se considera el primer símbolo del gobierno de un año de los mulás en Afganistán, y está muy extendida en todos los sectores. Las mujeres afganas están marginadas en el régimen de los mulás, y una parte importante de las órdenes del líder de este grupo se limita a restringir, presionar y estrechar el campo para las mujeres.

Aquellos que critican a los talibanes ‘en línea’ son inmediatamente arrestados y torturados. Los habitantes de Kabul y otras ciudades se quejan de que revisan continuamente el contenido de sus teléfonos móviles en los puestos de control. Todos los medios se enfrentan a restricciones de publicación y censura. Los periodistas son insultados y torturados e incluso asesinados todos los días.

Los talibanes han impedido que las niñas vayan a la escuela el año pasado a pesar de la presión internacional. Los talibanes están tratando de hacer que el plan de estudios educativo de las escuelas de niños sea «religioso e islámico» en la mayoría de las escuelas.

Con la ayuda internacional, los talibanes pagan una parte del salario mensual previamente determinado de los trabajadores de oficina con un retraso de varios meses, pero imponen impuestos dobles y obligan al ‘zakat’ a los campesinos y granjeros de todo Afganistán. Los combatientes talibanes toman dinero a la fuerza de los vendedores ambulantes en las ciudades, y la extorsión de los tenderos y comerciantes ha aumentado varias veces en comparación con el gobierno anterior.

A pesar de la afirmación de los talibanes de que iban a brindar seguridad nacional, la situación de seguridad en Afganistán es extremadamente frágil. Grupos terroristas rivales atacan objetivos civiles y militares en ciudades afganas y los talibanes no pueden asegurar sus vehículos, campamentos y personal. En el último año ha continuado la resistencia contra los talibanes. Durante este tiempo, los talibanes han tratado de restar importancia a la resistencia armada, pero cientos de personas de sus fuerzas han muerto y muchas más han resultado heridas en los enfrentamientos guerrilleros de las Fuerzas Nacionales de Resistencia.

Las perspectivas económicas y de gestión del país bajo el régimen de los talibanes son extremadamente decepcionantes. Desde este punto de vista, Afganistán se enfrentará a un aumento sin precedentes de la pobreza y a una disminución de la fuerza y la capacidad humanas. El sistema bancario de Afganistán no volverá al ciclo normal sin el apoyo global, lo que requiere que los talibanes cumplan con las condiciones previas de las organizaciones y los países donantes, y en ausencia de la capacidad de crear puestos de trabajo y oportunidades laborales, la tendencia a la baja de la economía familiar continuará.

En términos de seguridad, los talibanes enfrentan obstáculos más complicados; desde el colapso estructural, la falta de jerarquía militar, principios y leyes que puedan reunir a las fuerzas heterogéneas de los talibanes, hasta la falta de suficientes medios de subsistencia, personal profesional y la incapacidad de los talibanes para mantener estructuras e instalaciones militares, la influencia de la inteligencia regional en los diferentes grados militares, las diferencias intra-grupo y la desconfianza en sus liderazgos es el principal obstáculo para superar esta crisis.

El declive de los talibanes se debe a las crecientes presiones políticas internas y externas, la pobreza sin precedentes y la distancia entre ellos y el pueblo de Afganistán, o la resistencia armada. Afganistán hoy no tiene lugar para los talibanes.

Abdul Naser Noorzad es profesor universitario y máster en Relaciones Internacionales; refugiado afgano en Zaragoza

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión