Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Cartas al director de HERALDO: Oír, ver, mirar y entender

Por
  • Cartas al director
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 01/08/2022 A LAS 05:00
Oír, ver, mirar y entender
Oír, ver, mirar y entender
Pixabay

Oír, ver, mirar y entender

Voy paseando por la calle y al parar en un semáforo escucho un fragmento de la conversación de un grupo de chavales de unos 16 años: "Jo, tía, es que la Mari nunca se viene de marcha; se pasa todo el tiempo leyendo libros". 

A lo que la otra responde: "Ya te digo, es que hay gente para todo". Leo unas declaraciones de la duquesa Almudena de Arteaga en las que afirma: "Ahora hay más cortesanos en la Moncloa que en la Zarzuela", y yo, que nunca fui monárquico, tengo que darle toda la razón. Me llega la noticia de que un ‘ocupa’, que ha estado casi dos años en casa ajena, ha sido desalojado y ahora un juez, en atención a su condición de deficiente mental, le concede una ayuda económica vitalicia. Escucho en la radio que un grupo de periodistas pregunta a la ministra Montero el porqué de su negativa a responder personalmente a preguntas sobre el tema de Melilla y ella repite la misma evasiva: "Siempre me van a tener aquí para conocer mi opinión", como un mantra. Vuelvo a ver en internet las declaraciones del entonces candidato Pedro Sánchez repitiendo una y otra vez otro mantra: "Nunca vamos a negociar con Bildu, nunca". Leo que, en el nuevo plan de estudios elaborado por el Gobierno, desaparecen la regla de tres, los números romanos, el mínimo común denominador, el dictado, los prefijos y sufijos o incluso las conjugaciones verbales. Y entonces vislumbro lo que pasa: que nuestra clase política trata a los ciudadanos no como a personas, sino como a meros votantes. Un pueblo culto no es fácil de manejar, de ahí que busquen la ‘idiotización’ social; quieren que oigamos sin escuchar, que veamos sin mirar y que miremos sin entender. Y lo están consiguiendo.

Mariano Domingo Oset. ZARAGOZA

Hospital vs. fútbol

No soy de Zaragoza, pero llevo casi 30 años en la ciudad. Como aficionado al fútbol puedo decir que el debate de la Romareda ya se ha vivido en otras ciudades y siempre es lo mismo: dejarlo donde está o cambiar la ubicación. La decisión atiende casi siempre a intereses ocultos que se nos escapan a los ciudadanos de a pie. Tenemos ejemplos de ambas posibilidades: Barcelona, con Sarriá vs. Cornellá, San Sebastián con Atocha vs. Anoeta, Madrid con el Calderón vs. Wanda Metropolitano; o bien, en el otro sentido, Bilbao con San Mamés, Madrid con el Bernabeu, etc. Los que han optado por cambiar la ubicación, casi siempre la han movido hacia un lateral, logrando que la ciudad crezca, dotando esas zonas de infraestructuras, servicios y población. Los que han optado por dejarlo, ha sido porque el lugar ha permitido hacerlo, por tener espacio suficiente. Pero volvamos a Zaragoza. Estamos hablando de un estadio para usos varios, pero esencialmente fútbol. ¿Estamos todos de acuerdo en que la ubicación al lado de un hospital no es el sitio más adecuado para hacer conciertos u otro tipo de eventos? En cuanto al fútbol, ¿se ha pensado en que esa remodelación puede tardar cuatro años y que el Zaragoza tiene que seguir jugando a la vez? ¿Está preparada la zona para sufrir cortes de tráfico, colapso de calles, etc.? Insisto, al lado del mayor hospital de Aragón. ¿Se imaginan una final europea, con 40.000 aficionados, con los incidentes acaecidos en la última final de Champions en París, al lado del hospital? Hagamos de Zaragoza una ciudad de futuro con nuevos equipamientos y zonas de expansión. ¿Y alguien ha dicho algo de la financiación? ¿Quién lo va a pagar? Alguien debería aclararlo.

Jesús Til Lerín. ZARAGOZA

Siguiendo las huellas de Flaubert

De todo cuanto estoy viviendo en mi viaje a Normandía hay muchas cosas que son dignas de recordar. Una de ellas es tener presente la figura de un escritor nativo de Ruan, Gustave Flaubert, conocido en todo el mundo por su ‘Madame Bovary’. De estudiante, me llamó la atención esa necesidad que sentía la protagonista de buscar su felicidad, rompiendo con el encasillamiento al que la mayoría de las mujeres estaban sometidas. Más tarde, he conocido el término ‘bovarismo’ para aludir a aquel cambio de prototipo de la mujer idealizada que difundió el romanticismo. El estilo de Flaubert lo convirtió en una de las figuras literarias más queridas de la región y en uno de los escritores más famosos e influyentes de Francia. De hecho, Normandía es una tierra de inspiración para el autor. Toda su obra es una invitación a viajar por las callejuelas del Ruan del siglo XIX. Quiero añadir esta reflexión que un día hizo Flaubert acerca de los viajes para tomar conciencia de la inmensidad de la Tierra: "Viajar te hace modesto. Te hace ver el pequeño lugar que ocupas en el mundo".

Gema Abad Ballarín. REUS (TARRAGONA)

Terrazas y convivencia

Los bares de Zaragoza tendrán que replegar las terrazas covid por el incremento de los problemas de ruido y convivencia. Cuando tenía coche, me fastidiaba que por culpa de esas terrazas hubiera menos posibilidad de aparcar, ahora me da igual ese aspecto. Pero todo es problema de falta de educación y respeto. El bulllicio que se produce en muchas terrazas es insoportable. Si se respetara al prójimo, no harían falta la mayoría de las prohibiciones. Otro problema es que se fuma. Algunos fumadores tratan de esconder el cigarrillo bajo la mesa; la mayoría, sin embargo, fuma descaradamente. Los camareros no suelen avisar a los fumadores de que está prohibido para no complicarse la vida, pero el otro día vi a un camarero señalar el cartel de prohibido fumar a unos que fumaban, se rieron y siguieron fumando. Otros fumadores se levantan de la silla, pero fuman junto a la mesa que ocupan. El otro día, alguien tiró un huevo a la terraza de un bar en donde me tomaba tranquilamente una cerveza; seguramente era un vecino harto de ruido.

Martina Pellejero Cuéllar. ZARAGOZA

¿Apto para trabajar?

Recién operado de la columna, me mandan el alta para trabajar finalizados los plazos de baja según el INS. Solicito incapacidad permanente y me la deniegan. Según ellos, no se consideran lesiones definitivas que afecten a mi capacidad laboral. Con 60 años presento estenosis de canal lumbar, rerrotura de manguito rotador del hombro izquierdo, epicondilitis, coxartrosis, limitaciones orgánicas y funcionales, y ahora, recientemente operado de artrodesis lumbar con afectación severa neurodegenerativa. Trabajo de operario de montaje de chapa, esperando más de dos años y medio para operarme. Lo que me supone deterioro físico y un dolor insufrible. Con más de 40 años cotizados, con diagnósticos de especialistas que indican no apto para trabajar, ¿cuándo considera el INS que no somos aptos para trabajar, cuando ya estamos muertos?

José Damián Anía Guerrero. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión