Opinión
Suscríbete por 1€

página 2

Nuevas guerras, vieja propaganda

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 09/05/2022 A LAS 22:00
Fotos del desfile del Día de la Victoria en Moscú
Nuevas guerras, vieja propaganda
Agencias

Una de las gigantescas imágenes que adornaban ayer la plaza Roja de Moscú era la célebre del soldado ruso izando la bandera soviética sobre el Reichstag berlinés, en 1945.

Esta fotografía es uno de los iconos visuales de la victoria del Ejército Rojo sobre Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la foto fue el resultado de múltiples manipulaciones: no se tomó durante la toma del Reichstag, sino unos días más tarde; fue un montaje escenificado; se retocó la imagen del soldado, ya que aparecía con dos relojes en la muñeca, lo que apuntaba al pillaje en plena caída del Tercer Reich; y el fotógrafo llegó a sustituir, con otro negativo, la bandera que aparecía mortecina por otra con la hoz y el martillo al viento.

Esta manipulación de la histórica fotografía tiene su continuidad ahora con los mensajes propagandísticos lanzados por Putin. Ayer mismo, al celebrar el Día de la Victoria, el presidente ruso justificó su guerra en Ucrania por un supuesto plan de ataque de la OTAN sobre Crimea. Recurre de nuevo a la vieja táctica del enemigo exterior para ocultar su objetivo de perpetuarse en el poder. En realidad, no teme tanto a los tanques de la OTAN como a los valores de Occidente: el Estado de derecho, el desarrollo continuo de las libertades individuales, la liberalización de las costumbres… Es decir, esos mismos que, también ayer, celebró la UE en el Día de Europa.

El zar trata de enfervorizar el ultranacionalismo ruso. Teme que el modelo liberal-democrático traspase sus fronteras y acabe contagiando a sus súbditos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión