Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

la columna

Con vistas

OPINIÓNACTUALIZADA 28/09/2021 A LAS 05:00
Foto de Valderrobres
'Con vistas'
Laura Uranga

Recorremos de nuevo la comarca del Matarraña Antoine y yo, y esta vez decidimos hacer noche en Valderrobres. 

Recordaba muy bien Beceite, Cretas y La Fresneda pero, por algún motivo misterioso, Valderrobres se había borrado de mi memoria. A veces viajamos para recordar. Tenía que cruzar el puente de entrada al casco antiguo, tenía que sentarme en su hermosa plaza y subir hasta el castillo. Necesitaba encontrar algo de mí, un trocito de mi memoria perdido en algún rincón de esas calles. Yo veo mejor cuando estoy de viaje, dice Fernando Sanmartín en ‘Días en Nueva York y otras noches’. Es un libro de viajes y es un libro de lecturas escogidas, ideal para llevar en la maleta. Siempre hay que llevar un buen libro en la maleta. Yo también veo mejor cuando estoy de viaje. Aumenta mi agudeza visual en cuanto subo al coche. No siempre veo cosas agradables. Veo algunas fachadas descuidadas, víctimas de una desidia endémica que conozco bien y me entristece. Mentalmente lo arreglo todo y me concedo una tregua. Por la noche, asomada a la ventana de la habitación, veo el cielo estrellado y el resplandor de la luna reflejada en el castillo. Por suerte hemos encontrado un hotelito precioso en lo alto del pueblo, y una habitación en la última planta con unas vistas espectaculares. Es casi imprescindible para mí lo de las vistas, al mar si vamos a la costa, al valle o a algún monumento histórico si vamos por el interior. Al atardecer hemos bajado hasta la orilla del río Matarraña. El agua bajaba cristalina, y algo me susurraba.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión