Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Masaje de conciencia

OPINIÓNACTUALIZADA 27/09/2021 A LAS 05:00
Vacunación del coronavirus.
'Masaje de conciencia'
Francisco Jiménez

Uno de cada cuatro aragoneses de entre 25 y 40 años sigue sin vacunarse. 

Así de claro titulaba HERALDO sobre la dejadez que algunos ciudadanos están demostrando ante la descomunal tarea colectiva de acabar con la covid-19. En la misma noticia, los expertos decían que uno de los motivos es que estas personas no tienen percepción del riesgo porque se sienten jóvenes y lozanas, inmunes a daños mayores. Lo primero a reseñar es que una vez que se pasan los 30, lo de ser joven hay que empezar a ponerlo entre comillas. Yo con 33 años casi me fastidio una escapada de fin de semana porque al agacharme a por un calcetín me dio un tirón en la espalda y me quedé como una tabla sobre la cama. Quiero decir que una cosa es que la ley a partir de los 30 nos permita ir en patinete eléctrico como si fuera algo digno, y otra que nos podamos seguir sintiendo unos chavales. La otra, más técnica, es que solo este verano 50 personas entre 30 y 39 años han muerto por covid-19 en España; 500 han pasado por una UCI y 5.760 han tenido que ser hospitalizadas. Para los de entre 20 y 29 años, el resumen de este verano han sido 21 muertos, 243 ingresados en UCI y 4.427 hospitalizados tras haberse contagiado de covid. Aunque lo realmente relevante es una tercera razón por la que resulta todavía más triste que haya personas de estas edades que rechacen la vacuna, y que no tiene que ver con su propia salud sino con la del resto.

Si algo aprendimos de las residencias de mayores cuando padecimos la quinta ola es que a una elevada transmisión de la enfermedad, las personas más vulnerables multiplican sus papeletas de contagiarse y, por tanto, de morir. No hay que olvidar que este verano de luz y de color que estamos abandonando paulatinamente ha tenido días en los que el Ministerio de Sanidad ha notificado en torno a 200 muertos y se calcula que, en total, estas semanas han muerto 5.131 personas solo a causa de este coronavirus.

Que la población aragonesa más ‘joven’ rechace la vacuna es una irresponsabilidad no por su salud (que también) sino porque su egoísmo y pasotismo cutre-naif nos pone a todos en riesgo. Al final un tirón de espalda se pasa pero sentirte responsable de una muerte no tiene masaje prescrito para la conciencia, que, por cierto, es capaz de doler mucho más.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión