Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al Director: "Voluntarios frente a la crisis"

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 26/08/2021 A LAS 05:00
Voluntarios trabajando en el Banco de Alimentos de Zaragoza.
Voluntarios trabajando en el Banco de Alimentos de Zaragoza.
Oliver Duch

Junto a la crisis sanitaria provocada por la covid, está la crisis económica que ha traído consigo. Hay más familias afectadas de las que creemos. Han perdido sus trabajos y no disponen de bienes tan básicos como la alimentación y productos para la higiene personal. Hay una red de voluntarios en Zaragoza luchando contra la pobreza y tratando de conseguir que los afectados tengan acceso a estos bienes. Se ha producido además una brecha digital, sobre todo en estudiantes de primaria, ESO y bachiller, con la potenciación de las nuevas tecnologías ante la covid. También hay voluntarios tratando de paliarla, ofreciendo ayuda por medios diferentes a internet como son las videoconferencias por Whatsapp. Lo positivo de la crisis que vivimos es la solidaridad, la empatía, el esfuerzo personal y el aprender a valorar lo que tenemos.

Carmen García Morán

ZARAGOZA

Una mañana en el Museo

Llegamos al Museo Provincial de la plaza de Los Sitios por la mañana, unos minutos antes de su apertura. Esperamos un poco hasta que la persona de seguridad indicó que podíamos entrar. Llevaba de la mano a mis nietos, de seis y de diez años. Cruzamos el patio, entramos en el edifico y a mano izquierda lo primero que vimos fueron siete cascos celtibéricos dentro de una urna. En la zoma prehistórica se exhibían objetos y utensilios: maqueta de una vivienda humana, vasijas, esculturas en pequeños tamaños; caballitos, monedas, figuritas y una representación de la maternidad que llamó la atención de mi nieto. Pegó los ojos en el cristal de la urna contemplando la escultura de la mujer de pechos grandes y colgantes y caderas abultadas, deformadas por parir. Me preguntó qué significaba esa mujer y le contesté que es una representación prehistórica de la maternidad, de unos 2.000 años antes de Cristo. Seguía interesado en el volumen de sus pechos. Preguntó qué significaba ‘antes de Cristo’. Estaba emocionado por lo que veía. Se interesaron por la procedencia de los colores y les expliqué que los obtenían de plantas y animales. Subimos por las escaleras de la derecha al primer piso. En la primera galería había una exposición de pintores aragoneses y el final se dedicaba a Pradilla. Entramos en salas con pinturas de épocas en orden cronológico: renacimiento, barroco, moderno. En una sala se exhibía arte japonés, con pinturas, jarrones, juegos de té y otros objetos donados por el catedrático de arte don Federico Torralba. Les gustó el recorrido y les supo a poco. Me dije que había valido la pena la mañana en el Museo.

Pilar Valero Capilla

ZARAGOZA

Una tasa inexplicable

Cuanto más se lea mejor. En el caso de las leyes especialmente, porque si no se pagan las consecuencias. Tal ha sucedido con los Presupuestos Generales del Estado 2021, donde se ha aplicado a los pensionistas en actividad profesional por cuenta propia una tasa de 85 € mensuales de la que se han enterado recientemente gracias a una austera carta oficial con nada de estimado o similar. Se les precisa que, con carácter retroactivo, se contabiliza desde el 1 de enero pasado. Y se advierte de que si quieren cesar en su trabajo lo comuniquen cuanto antes para evitar tasas futuras. Se han dado mucha prisa en cobrar pero poco en leer, porque, encomendándose más al diablo que a Dios, nos han considerado a todos los ‘jubilatas’ en activo, sin molestarse en consultar el Censo de Actividades Económicas de la Agencia Tributaria donde estamos todos fichados. Encomendados por la carta a nuestras mutuas, estas exigen que se aporte el certificado personal del referido Censo. Entregado el susodicho, la Mutua expende su propio certificado que termina en la Seguridad Social, que nos exonera de la carga económica. La pensión expropiada solo se entiende en un ámbito que va de la prevaricación a la incompetencia o viceversa. Mientras esto se discute, millones de euros han sido retenidos, alguno se perderá por el camino y otros se demorarán perdidos en el papeleo. En mi caso, he tenido que repasar mis últimos veintitrés años de inactividad libre: qué tiempos aquellos. En resumen, la Administración ha exigido un certificado que emite la propia Administración: un lío inexplicable.

Francisco Alós Barduzal

La plaza de Gijón y los nombres de los toros

La política en este país es como la ONCE: cada día, un numerito. Ahora, nos sale la alcaldesa de Gijón por el partido Socialista, Ana González, con retirar la concesión de alquiler de la plaza de toros municipal para actos taurinos. Y todo porque durante una de las corridas de la feria de Begoña salieron dos toros con los nombres de ‘Feminista’ y ‘Nigeriano’. La presidenta del Pacma, el partido animalista, Laura Duarte, dice que aunque se alegra no tiene nada que ver con la protección de los animales y añade que, mientras no se modifique la ley, no se pueden prohibir los toros. Yo, que me considero un buen aficionado a la fiesta española, jamás me he fijado en los absurdos nombres que en las ganaderías ponen a los toros, aunque sí que se me han quedado los nombres de ‘Islero’, ‘Bailaor’ y ‘Avispado’ por haber matado a grandes toreros y sus nombres quedan inmortalizados. Esta señora es antitaurina y, como buena seguidora de todo lo que termina en ‘ista’ hace pinitos para escalar hacia la cima de su historia y cualquier excusa es buena para dictar sentencia sin ser juez. ¿Qué es lo que no entiende de que un toro se puede llamar Feminista o Nigeriano? Veo que cualquier día se va a excluir de los menús y cartas en restaurantes el ‘arroz negro’. Una advertencia, el Ayuntamiento de Zaragoza tiene una antiquísima colección de cabezudos que salen a encorrer a los chicos en las fiestas de Zaragoza y sus barrios; a uno de ellos, negro de piel, le llaman el Morico y aún me extraña que no lo hayan censurado. Cuarenta años de dictadura para que, justo después de enterrar al dictador, te aparezcan continuamente dictadorcillos que marcan su impronta prohibiendo lo que se les ocurre. Eso sí, son demócratas de toda la vida.

Francisco Javier Sierra Soria

ZARAGOZA

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión