Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

tribuna

El caso es unir nuestros esfuerzos

Por
  • María Pilar Clau
OPINIÓNACTUALIZADA 18/07/2021 A LAS 05:00
'El caso es unir nuestros esfuerzos'
'El caso es unir nuestros esfuerzos'
Pixabay

La crisis se agrava cada día y sus consecuencias van creando una inquietante realidad.

Entre tanto no desesperemos. Si todos nos aplicamos con la mejor voluntad a combatir el mal presente (...), algo conseguiremos. El caso es unir nuestros esfuerzos, los de arriba y los de abajo, porque de otra manera no habrá remedio posible".

Estas palabras fueron escritas en 1925 por un ilustre aragonés, Basilio Paraíso (nacido en mi pueblo, Laluenga). Un siglo después, siguen vigentes. La crisis sigue agravándose y vivimos en una inquietante realidad, pero no desesperemos, el caso es unir esfuerzos.

Necesitamos de los otros para nuestra supervivencia. El afecto es un motor de acciones para adaptarnos a este contexto frágil, incierto y cambiante. Nuestra capacidad para superar situaciones adversas, nuestra resiliencia individual, aumenta con la generosidad y el altruismo. Yo cada vez que he sido útil he sido feliz.

Ante una inquietante realidad está el miedo y está el coraje, y en ambos hay oportunidad. El miedo cierra los sentidos y es causa de grandes fracasos. Yo también tengo miedo, muchas veces y a muchas cosas. Tengo una forma de vencerlo: lo reconozco, admito que lo tengo, pero decido no mirarlo, no escucharlo, hacer como si no lo sintiera. Mi indiferencia lo desvanece a veces, y otras, lo transforma en coraje.

En aceptar que tenemos miedo radica nuestro coraje, en aceptar que somos vulnerables radica nuestra mayor fuerza: la unión con los otros.

En estos meses he tenido la oportunidad de conocer dos entidades sociales: la Fundación Cadete, que promueve el acceso de los niños con discapacidad a tratamientos de rehabilitación para que logren una mejor y mayor integración socio laboral en la vida adulta, y la Fundación San Blas, que ofrece a personas sin hogar consigna, duchas, cena y desayuno, y les proporciona atención sanitaria, psicológica y social. Y en la oportunidad de conocerlas he encontrado otra: ayudarles. Ojalá lo consiga.

Como decía mi paisano, "Si nos aplicamos con la mejor voluntad (...), algo conseguiremos".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión