Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

la columna

Encuentros cercanos

Por
  • Fernando Sanmartín
OPINIÓNACTUALIZADA 07/06/2021 A LAS 05:00
Billete de 5 euros
'Encuentros cercanos'
HA

Me encuentro en el suelo, junto al café de Levante, un billete de cinco euros. 

Y en el billete encuentro, a su vez, un número de teléfono anotado. Junto al número hay, además, tres palabras escritas: “cambio de vida”. Nos rodean los enigmas. Siempre. Pero me zarandea la curiosidad, marco ese número buscando no sé qué y una voz responde: “Oficinas de la funeraria, ¿en qué podemos ayudarle?” Se desvela el misterio, uf, y qué temple hay que tener, pienso, para identificar como “cambio de vida” el teléfono de una funeraria.

Más sucesos. Me encuentro a dos turistas en la plaza del Pilar, me preguntan por el “Ebro river” y los miro como si fueran una especie protegida. Me encuentro en el museo Goya, dentro de la exposición de Pepe Cerdá, a un sacerdote que contempla los cuadros igual que si rezara. Me encuentro en una película del Far West a un pistolero sentimental que, tras matar a otro pistolero, afirma que “no puede uno dejar de ser lo que es”. Me encuentro en la entrada de un gimnasio a un tipo clavado a Puigdemont y me sobresalto. Me encuentro con el dato de que Yuri Gagarin vivió una aventura amorosa con una enfermera, los pilló su esposa y para huir tuvo que saltar por una ventana y, a pesar de su condición de cosmonauta, se rompió la crisma. Me encuentro a un amigo, coleccionista de jaleos, que se ha enamorado de una mujer pantera. Me encuentro con una frase que anoté de Rosa Montero: “Es la oscuridad la que nos permite entender lo que es la luz”. Los encuentros nos enriquecen. Aclaran cosas. Curan, además, la soledad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión