Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: 'Camas concertadas en residencias de mayores'

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 07/05/2021 A LAS 05:00
Opinión
'Camas concertadas en residencias de mayores'
Pixabay

'Camas concertadas en residencias de mayores'

Mi madre tiene 90 años, un deterioro cognitivo importante y patologías por las que precisa atención sanitaria diaria. En 2019 el IASS le reconoció dependencia grado III. Vive en una residencia de mayores. En julio de 2019 solicitamos al IASS la adjudicación de una cama concertada en esa residencia, por cumplir los requisitos necesarios; y además, según resolución del IASS, tiene aprobado el programa individual de atención y determinado el derecho a servicio de atención residencial para mayores dependientes, informando del importe económico en el momento que le sea adjudicada una cama concertada. La residencia donde vive mi madre tiene una dotación de 50 camas concertadas con el IASS en el ámbito del acuerdo marco ‘Plazas en centros residenciales para personas mayores en situación de dependencia en Aragón’. De estas 50 camas, desde hace bastante tiempo, hay aproximadamente 30 disponibles para que el IASS pueda adjudicarlas, pero parece ser que las adjudicaciones de camas concertadas están supuestamente congeladas por parte del IASS. Lo que se traduce en que mi madre, estando incluida en la lista de espera para acceder a una cama concertada en su residencia, no podrá disponer de ella, aun existiendo una remesa suficiente esperando ser adjudicadas. Esta supuesta parada en las adjudicaciones por parte del IASS en esta residencia concertada puede originar que tanto mi madre como otras personas mayores dependientes podrían fallecer antes de que les sea concedida una cama concertada, si el IASS no cambia de política de gestión. Esta actitud del IASS afecta a la calidad y el buen servicio que debe dar al ciudadano un organismo oficial del Gobierno de Aragón cuya actividad principal son los servicios sociales.

José Blasco Bielsa. ZARAGOZA

'Policías en Cataluña'

Quiero pedir perdón a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, como ciudadano administrado circunstancialmente por el gobierno de turno pero amparado siempre por nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Y quiero hacerlo porque siento vergüenza ajena por el trato vejatorio recibido de la Generalidad de Cataluña en la vacunación de nuestros policías y guardias civiles, pero mucho más por el abandono que sufren sistemáticamente por parte del Gobierno de España, y del Ministerio del Interior en particular. Que hayan tenido que ser las asociaciones profesionales las que con su denuncia ante los tribunales hayan conseguido que la Justicia obligue a la Generalidad a hacer el trabajo de vacunación al que le obliga la ley, y que, desde el Gobierno de España no haya salido ni el más mínimo reproche hacia el de esa comunidad autónoma hace que muchos españoles sintamos una vergüenza ajena difícil de explicar. Desde aquí quiero disculparme con todos ellos y expresarles mi agradecimiento, mi admiración y mi orgullo de saber que, pese a todas las injusticias, siempre podremos contar con la profesionalidad, la abnegación y la entrega incondicional de nuestros policías y guardias civiles en su labor de servicio y protección a todos y cada uno de los españoles. Y todo ello es debido a una virtud que forma parte de las divisas de todos ellos: el honor. Gracias por existir.

José María Bello Mercadal. ZARAGOZA

'La ofensiva contra el lenguaje inclusivo'

¿‘Portavoza’? ¿‘Todes’? El lenguaje está cambiando siempre y, guste más o menos, se trata de una realidad imparable. Es normal que genere controversia, como ha ocurrido en otros momentos de la historia. Cuando los autores castellanos abandonaron el latín para escribir en lenguas romances y permitir que el pueblo leyese sus obras, el clero y la aristocracia también se opusieron. Hoy son esa misma Iglesia (o entornos vinculados con ella) y algunos caballeros de la RAE los que se niegan a aceptar el cambio latente. Sujeto a una mirada inquisitiva de los medios más conservadores y las élites más puristas está cualquier desliz en cuestiones de género. Y si cuando Mariano Rajoy confundía al alcalde con los vecinos y eso no abría telediarios, sorprende que ahora, cuando se le otorga el género femenino a una palabra que no lo tenía o se propone una nueva denominación inclusiva, parezca que es el fin del mundo y que haya que lanzarse a criticarlo como si estuviéramos matando el castellano. El mundo está cambiando hacia una sociedad más igualitaria y con ello el lenguaje también abandonará la impronta del patriarcado que lo caracteriza. Intentar frenar el cambio es inútil, aceptémoslo y seamos el pueblo, como siempre hemos sido, los que dominemos el cambio. Y es que, por lo general, quien trata de evitar que cambie el lenguaje lo hace porque sabe que nuestra voz, que la palabra es la primera herramienta para cambiar el mundo.

Darío Fernández Graziano. ZARAGOZA

'Covid persistente'

Mi marido se infectó de covid hace un año. Tras superar una neumonía bilateral en el hospital, pudimos volver a abrazarnos, pero la pesadilla no había acabado. Trece meses después todavía no se ha recuperado. A la fatiga y el cansancio se sumaron los dolores musculares y articulares, la niebla mental, el insomnio... Al igual que muchas otras personas, tiene covid persistente, y todavía ningún médico nos ha dicho si va a volver a ser quien era. Para que llegue esta respuesta, necesitamos medios e investigación sobre este virus y lo que puede llegar a provocar. ¿A qué esperamos?

Montse Guerra López. ZARAGOZA

'Torres eólicas en el Maestrazgo'

Referente al proyecto de llenar el Maestrazgo de torres eólicas para generación eléctrica, creo que sería un grave error por la afectación muy negativa en el paisaje, en una comarca con un gran potencial turístico. El Maestrazgo turolense mantiene unos paisajes y pueblos históricos, la mayoría a más de mil metros de altura, que lo hacen muy atractivo para un turismo de calidad. Las ventajas de dichas torres eólicas serán sobre todo para los que vivimos en las ciudades, pero para el territorio que las va a sufrir serán solo un poco de dinero extra para los ayuntamientos y algún que otro puesto de trabajo, muy pocos. Pero los daños serían mucho mayores, paralizando cualquier iniciativa de negocio relacionado con el turismo. No puedo imaginarme pueblos como Cantavieja, Mirambel, Villarluengo, etc., rodeados de montes llenos de torres de generación y pistas para el acceso. Estoy a favor de la energía eólica, además soy titulado en Electricidad, pero creo que las torres de generación hay que colocarlas en zonas sin valor paisajístico ni potencial turístico.

Rafael Tallada Buñuel. Zaragoza

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión