Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

La decencia de Pablo Iglesias

Por
  • Rosa Belmonte
OPINIÓNACTUALIZADA 06/05/2021 A LAS 05:00
El candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
El candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
Europa Press

Lo viejo no es malo. Lo viejo e inútil, quizá sí. Sobre todo, lo viejo que perjudica. Irene Lozano animó durante la jornada a llenar de decencia las urnas y Pablo Iglesias, en su allá va la despedida (yo me llevo la guitarra, porque la guitarra es mía, o sea, su indemnización por vicepresidente), lamentó no haber podido formar un gobierno decente. Es viejo y ya ha salido mal lo de enarbolar la superioridad moral e intelectual frente a la vileza de los otros, aunque los ciudadanos vayan y prefieran a los malos.

Iglesias es un poco ‘La decente’, como Concha Velasco en la película de José Luis Sáenz de Heredia. Aquí el resumen de la Wiki: «Nuria, la joven y guapísima esposa de un rumano, multimillonario, historiador, aburrido y sordo por más señas, decide enviudar y para ello convence, por separado, a dos de los que fueron sus pretendientes, Roberto Clavijo, soltero y ornitólogo; y Pepe Orozco, también soltero y corredor de fincas para que maten a su marido y, a cambio, el ejecutor recibirá una recompensa vitalicia por los servicios prestados».

A veces uno es decente porque es preferible no complicarse con las molestias de la indecencia.

A veces uno cree ser decente y mejor que los demás. Supongo que el líder de Podemos piensa que la gente de Madrid que le ha votado poco prefiere un gobierno indecente.

Isabel Díaz Ayuso ganó en todos los distritos salvo en dos. En los barrios obreros y en los otros. Lo de Pablo Iglesias recuerda el debate entre Giscard y Mitterand en 1974 para las presidenciales francesas. Ha quedado la demoledora frase del primero: «Usted no tiene el monopolio de la generosidad». Mitterand acababa de enumerar los problemas sociales. No funcionó entonces esa superioridad. A Pablo Iglesias, tampoco.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión