Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: 'A todas las madres'

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 02/05/2021 A LAS 05:00
Felicitaciones en el Día de la Madre.
'A todas las madres'
HA

'A todas las madres'

Hoy, madre, es tu día, día de gozo y de amor. Amor te darán tus hijos de corazón. ¡Cuántos sufrimientos damos a nuestras madres queridas! Sin pensar en lo que hacemos amargándoles la vida. El cariño de la madre no se puede comparar, solamente al de la esposa. Madres que en el mundo estáis, os pido de corazón que a vuestros hijos debéis enseñar lo que significa el amor. El amor es lo más grande que Dios a los humanos dio, pero cuando viene de la madre se multiplica por dos. Cuando amamos a la madre disfrutamos de verdad, porque la madre lo es todo y nada en este mundo se puede comparar. Os quiero felicitar a todas las madres del mundo con cariño y lealtad.

José Luis Grima Parra. ZARAGOZA

'Fuente de la vida'

El Día de la Madre coincide con la celebración del mes de las flores, que es mayo. Es el mes donde la naturaleza, por ser primavera, altera la sangre comprando regalos para ella y brotan los trigos y las amapolas por doquier. Aparece el campo como una gran madre, generosa, que nos da y se da toda con alegría y con nuevas sensaciones. Solo recordamos el bien materno con cuyos desvelos hemos ido creciendo y desarrollándonos. Ningún otro día del año está tan vivo este amor incondicional que todo hijo de bien agradece inmensamente. Una madre es la fuente de vida que mana y nos ha parido dentro del deseo de su propia entraña con la realidad cotidiana de sus cuidados. Es como un buzón en el que van todas las cartas sentimentales de nuestro corazón, con un agradecimiento infinito por habernos nacido en ese misterio inabarcable donde nos preguntamos todos el sentido de nuestras vidas, esa felicidad con gozos y sombras de nuestros frágiles caminos. Todos los días son el Día de la Madre, como el mismo sol, su luz verdadera expande su alma y nos nutre más adentro de nuestra médula.

Menchu Gil Ciria. ZARAGOZA

'Quienes no respetan las normas de convivencia'

Según iban pasando los primeros días de la peste, me sorprendí por el civismo de una mayoría; no me lo esperaba, así que me di una colleja. No obstante, subsiste ese poso de escepticismo arraigado por la experiencia de 75 años en este planeta. Esperaba equivocarme al pensar que poco a poco irían haciéndose notables los problemas del aislamiento y la estrecha convivencia familiar, o la convivencia sin pausa con uno mismo, especialmente en el caso de personas con dificultades para adaptarse a las normas o directamente violentas y egoístas. Vivimos una generación no tan acostumbrada a negarse a sí misma como las anteriores. Poco a poco, llegó de madrugada el síntoma de quien es capaz de fastidiar al personal para hacerse notar, para tomar su minúscula gloria, para salir del anonimato al que le obligan sus neuronas sin conexión. Sin ser un Pavarotti ni un Francisco, sin una música propia, sino con un chumbachumba enlatado de indistinguible procedencia, que solo puede llamarse ruido, saca su lata del coche a todo volumen despertando a los niños, los mayores, los enfermos, y consiguiendo hacer más penoso el cautiverio de toda la calle. ¡Vaya gloria, sí señor! En fin, no se pueden pedir peras al olmo, o no se puede esperar respeto de aquel a quien no se le ha enseñado; todo tiene su consecuencia, como muy bien señala Gálatas 6:7: "Nadie puede burlarse de Dios. Porque lo que uno esté sembrando es lo que cosechará". A todos aquellos padres, maestros, tutores que puedan ver en estos momentos de prueba el resultado de una educación basada en valores, mi felicitación y mi enhorabuena. Y también, gracias al esfuerzo admirable que estáis manifestando los bien enseñados, en la calle, en el hospital, en un cuerpo de seguridad, o sencillamente en el cerrado espacio de convivencia en el que estéis. ¡Gracias!

José Luis Sancho Sánchez. ZARAGOZA

'Pagar peaje en las autovías'

Leo que el Sr. Ábalos tiene intención de establecer un peaje para las autovías y, supongo, para las autopistas a las que se les acabe la concesión. Teniendo en cuenta que el futuro próximo no es alentador desde el punto de vista económico, propondría que se fijara un peaje adaptando las tarifas a la oferta y la demanda y con la única finalidad de que los rendimientos se utilicen exclusivamente para el buen mantenimiento de la autovía o autopista. Así, el coste del mantenimiento recaería sobre los que la utilizan y la gestión del dinero no estaría supeditada a acuerdos políticos. Desde luego, al final el ciudadano va a pagar igual, bien a través de los impuestos bien pagando el peaje.

Juan Antonio Peña Gonzalvo. ZARAGOZA

'Problemas de accesibilidad'

Soy un vecino de Zaragoza con movilidad reducida. Al ir a realizar un trámite en la oficina de Correos del paseo de la Independencia, además de comprobar la nula accesibilidad del edificio, ni siquiera disponen de un timbre ni empleado en el exterior para atender a personas en mi situación. Han tenido que ser los vecinos los que han avisado de que tenían a una persona con movilidad reducida esperando en la calle. Tras veinte minutos ha salido a atenderme una señora sin ninguna acreditación ni uniforme de Correos, lo que me suscita dudas respecto a la inviolabilidad de la correspondencia, puesto que todo el trámite se ha realizado en la calle. A la hora de pagar no he podido hacerlo con tarjeta, pues parece que no disponen de ningún medio digital para estas situaciones. La accesibilidad es un derecho reconocido en la Convención de la ONU de los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2008. En 2021, en la capital de Aragón, no es admisible que un edificio público que presta un servicio esencial se encuentre en esta situación que discrimina a las personas en función de sus circunstancias físicas.

Luis M. Elvira. ZARAGOZA

'El mejor regalo'

Tú, que llegaste a mi vida como un salvavidas en medio de una guerra que ya tenía perdida. Tú, un pequeño perro vagabundo cargado de miedos y heridas, arrasaste con todo como un tsunami y me cambiaste la vida. Tú, que me enseñaste el verdadero valor de las pequeñas cosas, a querer sin medida y comernos el mundo cada día. Tú, que me devolviste la paz y la sonrisa, y le diste sentido a mi barco a la deriva. Es irónico, yo que fui con intención de salvar un alma al borde de la muerte, y fuiste tú quien reviviste una que aún respira. Mi pequeño Mowgli, eres y serás siempre, el gran amor de mi vida. Pero todo esto tú ya lo sabías. Dedicado a Mowgli, que falleció el 17 de marzo de 2021 a sus breves 7 años de edad. Gracias por todos y cada uno de los días. Fuiste y siempre serás el mejor regalo que me dio la vida.

Beatriz Pérez Horno. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión