Opinión
Suscríbete

en nombre propio

Series

Por
  • Ana Alcolea
OPINIÓNACTUALIZADA 04/03/2021 A LAS 01:00
Una de las escenas de 'Soy mi madre', de Phil Collins.
'Series'
EFE

Hay series serias y series que no lo son. Series que veíamos en la tele en blanco y negro de mi infancia, y series que vemos hoy a la carta en televisores tan planos como el papel de fumar. Hay series basadas en grandes novelas clásicas y series creadas por guionistas tan malos que parece que no hayan pasado por escuela alguna. Ni siquiera por el jardín de infancia. Durante esta temporada, pasamos horas pegados a las pantallas, bien sea trabajando, teletrabajando, mirando cosas más o menos interesantes, y viendo series.

Cuando yo era niña, las series de televisión se llamaban ‘novelas’ y las ponían en la tele después del telediario de las tres. Con ellas conocí a Richelieu y a D’Artagnan. Luego llegaron las radionovelas, que se iban transformando en fotonovelas coleccionables y encuadernables. En ellas se repetía siempre el mismo esquema: chica pobre, chico rico, embarazo, zancadillas varias y boda, que era lo que entonces se consideraba final feliz, adecuado y correcto. Luego vinieron los cenicientos culebrones televisivos después del telediario de las tres, con lo cual se hacían herederos del horario de las novelas de mi infancia y de los personajes de los seriales radiofónicos de mi pubertad. Ahora tenemos Netflix, que nos salva cada día a la hora que nos da la gana: ladrones de guante más o menos blanco, intrigas aristocráticas, políticos y policías corruptos, barcos que se hunden. La mentira es la reina de las series. ¿Les suena? Pues sí, ya ven, hay series muy serias. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión