Despliega el menú
Opinión

Opinión

La mudanza del PP

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 17/02/2021 A LAS 02:00
El edificio de la calle Génova, 13 de Madrid donde tiene su sede el PP.
El edificio de la calle Génova, 13 de Madrid donde tiene su sede el PP.
Ricardo Rubio / Europa Press

Pablo Casado ha decidido que el Partido Popular abandone su histórica sede central de la calle Génova de Madrid, como una manera de romper simbólicamente con un pasado en el que siguen pesando los casos de corrupción. El líder popular había atribuido a la reactivación judicial del caso Bárcenas los malos resultados en las elecciones catalanas, pero para recuperar su terreno electoral no bastará con cambiar de domicilio, el PP tendrá que definir con perfiles propios un proyecto político que atraiga a los ciudadanos.

Tras el retroceso electoral sufrido en Cataluña, donde Vox ha superado ampliamente al PP, en las filas del partido conservador ha cundido la inquietud de que el sorpaso por la derecha pudiera repetirse en otros procesos electorales. Casado había marcado una clara distancia respecto a la formación de Abascal, subrayando los aspectos moderados y constitucionalistas clásicos de un partido liberal-conservador. Ciertamente, las circunstancias de la política catalana son diferentes a las de otras comunidades o del conjunto de España; y es verdad que la inoportuna actualidad del juicio a Bárcenas por la reforma de la sede del PP, supuestamente pagada con fondos opacos, señala que los casos de corrupción del pasado siguen siendo un lastre para el PP, por más que sus actuales dirigentes no tengan responsabilidad alguna en aquellos escándalos.

Ahora, Casado se plantea abandonar un edificio que puede simbolizar las prácticas reprobables de otros tiempos. Pero, en todo caso, la verdadera tarea que el PP y su presidente tienen por delante es mucho más compleja que mudarse de uno a otro edificio. Recuperar el espacio de centro-derecha y atraer a cada vez más ciudadanos hacia una política alejada de los extremos, constructiva y con mirada a largo plazo requerirá un gran esfuerzo y no pocas dosis de perseverancia y de imaginación.

Etiquetas
Comentarios