Despliega el menú
Opinión

con dni

Odiosa comparación

OPINIÓNACTUALIZADA 09/01/2021 A LAS 01:00
Las imágenes más impactantes del asalto al Capitolio de EE. UU.
'Odiosa comparación'
MICHAEL REYNOLDS

La toma ciudadana del Capitolio del día de Reyes sigue los pasos del independentismo catalán. Ambos fenómenos surgen de instancias gubernativas inconformistas que se la juegan por la gente oprimida. Se trata de autoridades dispuestas a cavar su propia fosa, a inmolarse por la causa, pues dicha opresión es ejercida por el sistema político y legal que las legitima. Más generosidad, imposible.

Otra similitud entre ambos movimientos es el resentimiento. En un caso, el de la población blanca sin titulación universitaria, que, según sostiene el profesor Michael Sandel en su último libro, se siente humillada por las nuevas élites, así como extranjera en su propio país, del que venía siendo protagonista. Por su parte, el rencor catalán, sociológicamente algo más plural, no se dirige hacia una élite educada, pero también brota de una insatisfecha superioridad, legítima y no suficientemente reconocida.

Con todo, hay disimilitudes. Una muy visible es la manifestación típica, tan ordenada y marcial, la catalana, salvo excepciones, y tan asilvestrada, la de los ‘rednecks’. Pero la mayor diferencia es que, gracias a la sensatez de la sedición catalana, a pesar de la brutalidad que se le opone, en España no ha habido muertes. Es más que probable que este modélico ejemplo, admirado en todo el mundo, persuadiera a Donald Trump para pedir la retirada de sus partidarios y para hacer intervenir a la Guardia Nacional en contra de sus intereses. Con ello, demostró un gran patriotismo, pero también tener menos determinación que los próceres catalanes, que hicieron justo lo contrario.

Etiquetas